Opinión

LOS MENSAJES

#ConSentidoComundeMujer

María Esther González Aguilar

¡Es un honor estar con Obrador!, es la frase con la que Antonio Echevarría García, gobernador de Nayarit, puso colofón a una serie de mensajes que pueden tener interpretaciones de todo tipo. La expresión es utilizada, desde hace tiempo, como arenga, por los seguidores de Andrés Manuel López Obrador, pero sin duda, sorprendió a mas de uno; se pusieron “morados de coraje” mas de dos; levantaron las “cejas” algunos amarillos; agradó tanto a “fifís” como a los “chairos” y desde luego puso a operar a los “aplaudidores” oficiales del regimen estatal.

En los dias previos a la visita presidencial, Echevarría García publicó: estamos listos para recibir…, al Presidente Andrés Manuel López Obrador ¡Nayarit es su casa!, otro decía: ¡El Presidente Andrés Manuel López Obrador le cumple a Nayarit!…, lo recibiremos con los brazos abiertos. Los mensajes dan lugar a una bateria de preguntas: ¿Civilidad política? ¿Futurismo político/electoral? ¿Oportunismo mediatico o político? ¿Solo demagogia? ¿Inicio de una transición hacia otra ideología? ¿Alineación con las tesis del gobierno federal?¿Genuino interés para que le vaya bien a Nayarit y los nayaritas?…

Todo indica que es parte de una estrategia de los gobernadores no Morenos, como Echevarría García -que se le vincula mas con el PAN, recibió apoyo del PRD, PT y PRS- para gozar de la bendición presidencial y todo lo que conlleva. Habrá que esperar los resultados y el costo/beneficio, pues López Obrador es un viejo “lobo de mar”, tiene un grande y retorcido “colmillo”, amén de actitudes dictatoriales y acciones poco usuales como mandatario y lider moral de Morena. ¡Al tiempo! pues el 2021, ya puso en movimiento a figuras locales dispuestos a “sacrificarse”, recorren territorio estatal y operan proyectos electorales.

*Los otros mensajes

A través de las redes sociales, el Ejecutivo estatal, publicó un mensaje dirigido a sus funcionarios: “quienes tengan o aspiren a tener responsabilidades de dirección en cualquier partido político, están en su legítimo derecho de hacerlo, solamente, por razones de ética profesional y transparencia en el gobierno, les pido que decidan entre su cargo público o su carrera partidista”. A simple vista parece buen mensaje y hasta para congratularse. Hay que esperar que se materialice y realmente el origen sea lo que argumentó, pero las preguntas son: ¿Porque hasta ahora y no al inicio de la administración? ¿Coincidencia? ¿Golpes bajos? ¿Fuego amigo?

No pongo en tela de juicio la buena intención del gobernador nayarita, pero visualizo que sus “consejeros/asesores” actúan más con el hígado que con la materia gris. Ojalá que no aconsejen iniciar una “cacería de brujas” tan solo por pertenecer a grupos de interés distinto a los que los mueve. Coincido, si el servidor público es directivo partidista y al mismo tiempo es titular o está al frente de una institución donde se toman decisiones que impactan a la generalidad de la ciudadanía; siempre habrá la sospecha de beneficiar a los afines de su partido que al resto de la población, así sean de sectores maginados o con rezago social.

Relevante que los servidores públicos –de todos los niveles- no solo reúnan el perfil, que también tengan buena fama pública, con calidad moral, se conduzcan con honestidad, transparencia, honradez, responsabilidad, sensibilidad y compromiso social. Lo anterior es mucho pedir pero si existen y si es posible tomar estas decisiones. A este tema habrá que darle seguimiento para ver a cuantos “los renuncian”.

Otra frase de Echevarría García para comentar fue: “El buen juez por su casa empieza; ordené la supervisión de empresas nayaritas sobre estatus y manejo de temas ambientales y pedí que empezaran por la Coca Cola”. ¿Lo cumplirá? pues existen empresas cuyos propietarios históricamente gozan de privilegios y recurren al tráfico de influencias para evadir responsabilidad. ¿Se hará realidad la frase: Nuevos tiempos para Nayarit? ¡Es cuanto!

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: