Opinión

LA VACUNA COMO ESTRATEGIA MEDIÁTICA

Rafael G. Vargas Pasaye

El 2020 tuvo en el coronavirus el mayor reto global que haya tenido la humanidad en varios lustros, en parte porque desde una crisis detonada en el sector salud, impactó en diversos campos como lo son el económico y el social.

La pérdida de empleos e ingresos, combinada con una convivencia forzada en lugares muchas veces pequeños, incubaron otros nuevos conflictos que no habíamos previsto al menos en el periodo inmediato anterior.

Sin embargo, esos retos fueron enfrentados por equipos multidisciplinarios y ofrecieron respuestas interesantes desde diversos espacios. Siendo quizá la mayor la vacuna misma. Algo que puede parecer tan normal no lo es. Y es que de nuevo debemos rescatar la capacidad de sorpresa que a veces perdemos, al manipular un interruptor ya no nos sorprende que un foco encienda y emita luz, pero qué tal cuando perdemos ese servicio, por ejemplo con el gran apagón reciente.

Por eso la vacuna contra el SARS-CoV-2 es todo un logro de la medicina moderna, y merece el reconocimiento a sus creadores y predecesores. Empero, lo que el gobierno federal encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador ha realizado en términos de comunicación política con la vacuna es una parte más de su estrategia político electoral que, citándolo a él mismo, le cae como anillo al dedo.

Ello porque en el desarrollo informativo hemos visto desde las carencias de materiales, hasta los poco entendibles porcentajes de ocupación hospitalaria, pasando por el número de pruebas, y la cifra negra de los contagios y fallecidos. Todos esos impactos que llegan a la sociedad, intentan ser nivelados en los diversos espacios gubernamentales, en especial las conferencias de prensa matutina encabezada por le ejecutivo, y la nocturna, que tiene al vocero Dr. Hugo López-Gatell como figura estelar.

En ambos espacios la narrativa habla de que se va terminando o se le va ganando a la pandemia, de que hay ocupación en hospitales, de que el semáforo cuando marque verde indicará el regreso a las calles, aunque luego se quitara la figura del semáforo por ya no convenir a sus intereses.

En medio de ese ruido siempre se habló no tanto de desarrollar (la ciencia ha sido muy golpeada por esta administración) sino de conseguir o ser los primeros compradores de la vacuna en donde fuera, misión que logró el gobierno y por lo tanto era necesario cantarlo con bombo y platillo.

El día del arribo de las primeras dosis, se armó toda la parafernalia comunicacional en el aeropuerto para hacer un comercial mismo de la marca de trasporte de carga y no se diga de la misma farmacéutica desarrolladora de la vacuna, aunque la cantidad de dosis fuera mínima, la vacuna ya estaba en territorio mexicano, y eso había que comunicarlo como un logro.

Pocas situaciones han hecho que casi el gabinete en pleno se reúna para enviar un menaje, la vacuna lo hizo, pocos logros por lo mismo el gobernante ha presumido tanto, aunque no sea la solución inmediata, aunque el vocero de la crisis vacaciones en las playas sin las medidas que tanto pregona, aunque intente explicar que es santo y puro.

Por eso la vacuna ahora, además (y no debe sorprendernos), jugará un papel central en la oferta electoral de este 2021, aunque la aplicación, sea gratuita o adquirida de forma comercial, tarde meses en llegar a toda la población.

@rvargaspasaye

Comentar

Click here to post a comment





A %d blogueros les gusta esto: