Opinión

ENEMIGOS DEL PUEBLO

Gerson Hernández Mecalco*

El presidente Donald Trump no es el primer líder en señalar a los periodistas como “enemigos del pueblo” y creadores de “noticias falsas”. Al descalificarlos “les declara la guerra y legítima cualquier ataque contra los periodistas”, concluyó un estudio del Centro Europeo para la Prensa y la Libertad de Prensa en Alemania (ECPMF). “Los (resultados de la investigación) fueron muy claros: cuando se calumnia constantemente como ‘prensa mentirosa’, los periodistas están en peligro”. ¿Quiénes son los verdaderos enemigos del pueblo’, ¿los medios o los políticos que no toleran las críticas y señalan al enemigo identificado?; pero mejor vamos por partes:

Ataques. El editor del Times A.G. Sulzberge ofreció detalles de una reunión que se llevó a cabo el 20 de julio en la Casa Blanca con el presidente Trump; el periodista le advirtió “que este lenguaje está contribuyendo a un aumento de las amenazas contra los periodistas y conducirá a la violencia”. En Alemania a principios de 2015, el movimiento antiinmigración Pegida atrajo a decenas de seguidores, sus autoproclamados líderes llamaron a los medios de comunicación la “lügenpresse”, una palabra peyorativa que significa “prensa mentirosa” que alguna vez utilizaron los nazis. En una manifestación en enero de 2015 en Leipzig, uno de los líderes aprobó el uso de la violencia contra periodistas y políticos. En el mismo mitin, una reportera fue golpeada y herida. Los principales locutores de Alemania se negaron a enviar a sus reporteros para cubrir protestas contra la inmigración sin personal de seguridad privada.

Periodismo en riesgo. “En algún punto, nos fue imposible caminar en las protestas con un cuaderno. La gente nos atacaría de inmediato “, dijo Tobias Wolf, un periodista de investigación de un periódico local. “El respaldo del AfD, como un gran partido político que respaldaba los ataques verbales a los medios de comunicación, legitimó la violencia contra los periodistas”, dijo otro reportero. El periodista se refería al partido Alternativa por Alemania, de extrema derecha y antiinmigrante, cuyos líderes han atacado verbalmente a los periodistas y han otorgado calificaciones de “pinocho” a los representantes de los medios que consideran especialmente indignos de confianza.

Conclusiones. Las observaciones anecdóticas fueron posteriormente respaldadas por el estudio del Centro Europeo para la Prensa y la Libertad de Prensa en Alemania. Concluyó que: “Si bien los medios solo fueron difamados y rechazados como parte de la ‘lügenpresse’ antes de 2014, ese término y su asociación con un resentimiento más general contra los medios se volvieron aceptables entre el público en general”. El estudio afirmó que el candidato Trump, pudo contribuir indirectamente a ataques contra la prensa a causa de sus frecuentes referencias a “noticias falsas”.

¿Ataques indirectos? La investigación encuentra una serie de similitudes que incluyen a periodistas atacando tanto a Trump como a Pegida contra los medios y prohíbe ciertas publicaciones. Las protestas de extrema derecha ahora atraen a mucha menos gente en Alemania que en el momento álgido de la crisis de refugiados de Europa en 2015, y los ataques a los periodistas han disminuido. Algunos temen que el resultado del uso de tal retórica sea mucho más trascendente si lo dirige un partido o un líder político en Alemania o en cualquier otro lugar. “Aquí en el Este de Alemania, algunos organizadores de bajo perfil dirigieron el odio contra los periodistas. Pero en los EE.UU., es el presidente quien está detrás de los ataques. Eso es mucho más aterrador”, dijo Jana Merkel, una periodista de televisión independiente que cubrió la extrema derecha alemana, el año pasado.

A kilómetros de Alemania, tanto López Obrador como Donald Trump han descalificado a los medios de comunicación que publican información que les es adversa. AMLO suele utilizar el calificativo de “prensa fifí”; a pesar de ello sostiene que es respetuoso de la libertad de expresión. Por esta razón algunos piensan que las victorias electorales del S. XXI tienen un sabor de derrota de la burguesía y el ascenso del proletariado y/o pueblo bueno. Vivimos la melancolía de la victoria de la lucha de clases; donde los enemigos del pueblo se disfrazan de corderos.

*Académico de la FCPyS—UNAM, IPN, UIA y consultor político @gersonmecalco

A %d blogueros les gusta esto: