Opinión

DE MUSAS A CREADORAS

Rafael G. Vargas Pasaye

 

Las cifras resaltan lo que se ha hecho en épocas recRafael G. Vargas Pasaye

Las cifras resaltan lo que se ha hecho en épocas recientes en el tema de la mujer. Sobresaliendo lamentablemente, por ejemplo, el de la violencia (de género, y otros), al cual se le han invertido horas, ríos de tinta, conferencias, artículos de investigación diversos, y sin embargo este problema permanece en el territorio nacional y mundial (87 mil asesinatos de mujeres en el 2017 reportó la ONU).

A la par tenemos esfuerzos que vale la pena subrayar también y que por momentos basta con hacerlos visibles para que otras mujeres los tomen como ejemplos que valga la pena repetir e incluso superar, mencionaré tres de ellos.

El primero es Dafne Almazán, psicóloga con apenas 17 años de edad, quien se convirtió en la mujer más joven en ingresar a la Universidad de Harvard, de donde seguramente saldrá con el título de Maestra en Enseñanza de Matemáticas.

El segundo está en Guanajuato, Liliana Ibañez, primera mujer mexicana en recorrer 100 metros libres de nado en tan sólo 53 segundos, ella lo dice muy claro en sus redes sociales: “Me levanté a las 4am todos los días a luchar por mi sueño… y lo conquisté”. La labor no es fácil, el resultado salta a la vista.

El tercero es el arranque de la Liga Mexicana de Baloncesto Femenil, donde ocho equipos en ocho sedes distintas a lo largo y ancho del país disputarán el ansiado campeonato, un camino alejado de los reflectores que tienen no se digan los equipos varoniles de baloncesto en México, sino el de visiones distintas que se dan cita en diferentes gimnasios de pequeñas dimensiones contrarios a los grandes estadios donde se alberga el fútbol o el béisbol. Estas chicas son por ese simple hecho heroínas que merecen nuestro reconocimiento.

Un equipo de esta liga, las Mexcaltecas de Nayarit vale la pena subrayarlo, pues en los pocos años que lleva de creado, ha dedicado buena parte de su labor en asistir a escuelas donde las jugadoras imparten clínicas deportivas a niños y niñas, además han colaborado con el gobierno del Estado en sus campañas de prevención del suicidio, dejando así una huella que rebasa la duela del gimnasio Niños Héroes que es su casa cuando juegan de local en Tepic.

Una buena abuela, madre, hermana, hija, una jefa, una compañera de trabajo, una operadora de transporte público, una secretaria, una trabajadora social, una recepcionista, chef, entrenadora, en fin, tiene todo el derecho de volverse el ejemplo a seguir de muchos niños, de muchos jóvenes y por supuesto también de ser señalada como un elemento que rompe con la cotidianidad a favor de la comunidad (hay 10 mil 683 científicas que reconoce Conacyt en México).

Más allá de la guerra de los sexos y más allá de la batalla por la lucha con los géneros y la violencia que conlleva, incluyendo por supuesto la que también se presenta de mujer a mujer, más allá de las cifras alarmantes y alarmistas, siempre es un buen momento para reflexionar sobre lo que estamos haciendo como sociedad y lo que estamos heredando a nuestros hijos y a las siguientes generaciones sobre este concepto de vida que es la mujer mismo.

@rvargaspasaye

 

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: