Opinión

A PROPÓSITO DE…

#ConSentidoComundeMujer

María Esther González Aguilar

“La prensa libre es esencial para la paz, la justicia, el desarrollo sostenible y los derechos humanos”: António Guterres, secretario general de ONU

Tres fechas, tres temas, tres diferencias. En México, el cuatro de enero es el Día del Periodista; la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el tres de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa y en nuestro país, el siete de junio es el Día de la Libertad de Expresión.

La primera fecha es exclusiva para los que ejercen el periodismo. La segunda, tiene el propósito de sensibilizar, concienciar, llamar la atención o señalar que existe un problema sin resolver, un asunto pendiente e importante en las sociedades para que a través de la sensibilización, los gobiernos y los estados actúen, tomen medidas para corregir o para que los ciudadanos así lo exijan a sus representantes populares. La tercera es un derecho, al igual que el acceso a la información para todo ciudadano, consagrado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Tres aspectos relacionados, pero diferentes.

Centro esta colaboración en la Libertad de Prensa, un tema siempre *espinoso* y más en estos tiempos de la 4T que ha institucionalizado la polarización y genera en consecuencia campañas de odio, particularmente en redes sociales, aspectos que *minan* la democracia, el derecho y libertad para debatir en espacios públicos y medios temas de interés nacional. La paradoja es que nunca como hoy, el Presidente de la República es más accesible, visible y permisible a preguntas *incomodas* aún cuando contesta lo que le da la gana, incurre en imprecisiones y hasta contradicciones.

Lo anterior ¿qué tanto afecta la libertad de prensa? en el fondo, no son las mejores condiciones y más, por la retórica presidencial de denominar *prensa fifí* a los medios que difunden información que evidencian aspectos que no agradan al que ostenta el poder y que se percibe como un *permiso* para agredir. Se olvida, el importante papel de la prensa en procesos de reconciliación, transformación y no polarización que se requiere para avanzar y unificar a todos en torno a un proyecto de nación con visión de estado y hacia un cambio de modelo. En parte, la consolidación de la 4T dependerá de la relación prensa-gobierno.

Para el caso de Nayarit, son contados las expresiones negativas -siempre sin decir nombres- hacia *cierta prensa* por parte del Gobernador. Acepta entrevistas *banqueteras* y sobre todos los temas habidos y por haber, pero existe un alejamiento entre medios-gobierno por la evidente falta de una política pública de comunicación.

Relevante no dejar pasar la oportunidad para reflexionar sobre los principios fundamentales de la libertad de prensa: evaluar la situación, defender la independencia de los medios de comunicación y rendir homenaje a comunicadores que han perdido la vida en cumplimiento de su deber. ¡Es cuanto!

#PremioEstatalNayarit2019

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: