Opinión

SANA INFANCIA


Yicell Lopez

Existen numerosos instrumentos internacionales sujetos a derecho que promueven el Interés Superior del Menor como un principio determinante para la protección de la infancia. Citando a la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) la cual define al interés superior del menor como la búsqueda de una mayor satisfacción de todas y cada una de las necesidades de niñas, niños y adolescentes. Su aplicación exige adoptar un enfoque basado en derechos que permita garantizar el respeto y protección a su dignidad e integridad física, psicológica, moral y espiritual.
Además, el interés superior debe ser la consideración primordial en la toma de decisiones relativas a niñas, niños y adolescentes, es decir, se debe conceder más importancia a lo que sea mejor para el niño.
Se han logrado avances importantes en materia de derechos del niño, reconociéndole como sujeto pleno de derechos. En ese sentido, en México el Interés Superior de Niñas, Niños y Adolescentes se ratificó con la CDN en el año de 1990, sin embargo, fue hasta 2011 que incorporó el principio del interés superior de la niñez en el artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, especificando que: “En todas las decisiones y actuaciones del Estado velará y cumplirá con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos’’.
En ese sentido, la niñez deberá de ser protegida no solo por el Estado y las instituciones; sino también por los padres quienes ejercen la patria potestad como una función que se les encomienda en beneficio de sus hijos, y que va dirigida a la educación, protección y formación integral de los mismos.
Contrario a ello, en Holanda en el año de 1870 surgieron agrupaciones pedófilas, que con el internet y el uso de redes sociales se multiplicaron.
A finales del mes de abril las redes sociales en México se sacudieron con la divulgación del movimiento Minor-attracted Person, MAP por las siglas en inglés, que traducido al español significa «Persona atraída por menores» este movimiento tiene como objetivo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) remueva a la pedofilia de su lista de trastornos mentales.
La pedofilia es descrita por la OMS como un trastorno sexual que se caracteriza por la presencia de fantasías, impulsos o comportamientos sexualmente excitantes recurrentes e intensos relacionados con los niños (por lo general hasta los 13 años de edad).
De ese modo este movimiento y sus integrantes, pretenden que la sociedad apruebe la atracción de personas adultas por menores de edad. MAP no sólo quiere que se apruebe legalmente la pedofilia. Y de este modo convertirla o asociarla con la comunidad LGBTTIQ+ y con la diversidad sexual.
Teniendo en cuenta el objetivo de dicho movimiento es imperante atender el principio de interés superior del menor, dado que la pedofilia es un delito sexual que se comete en prejuicio de la niñez, y por tanto no puede ser considerado como una preferencia sexual.
En un remoto caso que la Organización Mundial de la Salud decidiera remover a la pedofilia del catalogo de trastornos mentales, supondría entonces una afectación directa a los derechos de los niños, niñas y adolescentes y una omisión al principio determinante que representa el interés superior del menor reconocido por la Convención Internacional sobre los Derechos Humanos.
Para este movimiento los niños, niñas y adolescentes se convierten en las principales víctimas de quienes presentan este trastorno. Según datos de UNICEF para el 2014 en el mundo 120 millones de niños, niñas y jóvenes han sufrido abuso sexual.
La visibilización de quienes promueven la aceptación de MAP en la sociedad, impulsa a los Gobiernos y las instituciones encargadas de proteger a la niñez a endurecer sus sanciones en cuanto a delitos sexuales en contra de menores, y genera en la sociedad una red de protección y cuidado a los niños y niñas.
Cuidar y defender a la niñez es tarea de las instituciones y de la familia; dado el surgimiento de estos movimientos y sus objetivos es fundamental proteger la sana infancia y el desarrollo optimo de los niños y niñas.
Proteger a la niñez es proteger el futuro de nuestras sociedades, sus derechos nunca deberán verse violentados por movimientos que buscan vulnerar su desarrollo integral y físico. Proteger a la niñez deberá de ser siempre un asunto principal y humano.

1 Comentario

Click here to post a comment

  • I just want to mention I’m all new to blogging and site-building and honestly enjoyed your web-site. Most likely I’m going to bookmark your site . You really come with excellent article content. Cheers for sharing your web site.

A %d blogueros les gusta esto: