Deporte

Yasser Corona un milagro de la vida.

Javier Rodríguez Castro

Hay personas que siempre buscan superarse y vencer cualquier adversidad que la vida les presenta. Uno de esos casos es el de Yasser Corona que el 31 de enero del 2017 le cambió la vida por completo en una cancha de fútbol.

El nayarita que la afición identifica por su cabello rizado y por su humor alegre, es producto del fútbol nayarita de tercera división profesional. Corona jugó como muchos niños en las canchas de la Ciudad de la Cultura, esas donde era difícil encontrar pasto, en las que predominaban las piedras e incluso vidrios de botellas quebradas. Jugó con aquel equipo poderoso que aún recuerdan muchos por que era imbatible, los famosos “Patos Feos”, plantel temido por la mayoría de los equipos.

El zurdo nayarita siempre fue habilidoso y con gran golpeo de balón, condiciones que lo llevaron al profesionalismo con el conjunto de Jersy Nay a inicios del siglo XXI. Con los naranjas de Jersy lo ganó todo y se mostró para poder llegar a un club de primera división nacional.

El joven que inició su recorrido en canchas de tierra fue visto por Luis García cuando era Director Deportivo de Morelia. Algo llenó el ojo del ahora comentarista para que Yasser Corona se quedará con Monarcas Morelia.

El momento mágico para cualquier futbolista es debutar en primera división y el destino a Yasser le preparó un escenario único. El joven nayarita debutó a sus 19 años, en el mismo estadio donde Pelé y Maradona se coronaron campeones, en el majestuoso y legendario Azteca fue el debut para Corona quien jugando para Monarcas entró de cambio al minuto 62 en un juego contra América.

El nayarita estaba logrando lo que siempre soñó, jugar en primera, El tiempo y el fútbol le dijeron otra cosa y debió esperar en la categoría inferior un par de años. Incluso jugó una final con Mérida para ascender y desafortunadamente se quedaron en el camino con el equipo yucateco.

Esos años en categorías inferiores le dieron fortaleza a Yasser quien regresó al máximo circuito pero ahora con los Jaguares de Chiapas, para posteriormente pasar por Puebla. donde estuvo un tiempo para regresar a Monarcas.

Si hay un lugar donde lo recuerdan con afecto es en Querétaro, el nayarita con entrega en la cancha es recordado en la defensa queretana que ilusionó a la afición jugando su primera final en el 2015 contra Santos. En los Gallos se volvió un referente del equipo, incluso llegó a la selección nacional por su desempeño dentro de la cancha. Fue parte del equipo tricolor que ganó la Copa Oro en 2015.

Para el 2016 después de convertirse en un ídolo en Querétaro y ser seleccionado en el proceso de Juan Carlos Osorio, el nayarita tuvo que tomar una vez más sus maletas para trasladarse a Tijuana, para jugar con los Xolos.

El disciplinado jugador que comenzó en Monarcas, iniciaba una nueva aventura por el balompié mexicano. Tal vez en su mejor momento, porque sus llamados a la selección eran recurrentes y era parte del combinado nacional que jugaría el mundial de Rusia 2018.
Para el 2017 en el estadio Caliente de la ciudad fronteriza, el 31 de enero en un juego de Copa MX donde Xolos recibió a Correcaminos, un juego nada especial. Yasser quien siempre se entregó en la cancha, disputó un balón en lo alto con el atacante de los Correcaminos y lo peor estaba por llegar. El nayarita que portaba el 3 en los dorsales, tuvo un choque de cabezas con su adversario, por lo que esto hizo que cayera mal, lo que provocó convulsiones y la imagen que se transmitía en televisión mostraba a compañeros de Yasser desesperados por lo que le ocurría al nayarita. Para el zaguero de los Xolos en ese momento había cambiado todo por completo.

La lesión de Yasser Corona fue en las cervicales, algo que no solamente lo alejaría de las canchas de manera indefinida. Sino que podría dejarlo sin caminar, incluso como el mismo Yasser lo dijo estuvo en riesgo su vida con un accidente que pocas veces suelen verse en una cancha de fútbol.

Su actitud de ver la vida, además del apoyo de familiares y amigos, hizo que el joven de apenas 30 años en ese momento se fortaleciera para salir adelante. Yasser sabía que volver al fútbol como jugador era complicado, lo único que pedía era poder jugar con su pequeño hijo.

Después de un año de rehabilitación, el oriundo de la capital nayarita tomó la decisión de dejar las canchas, y decirle adiós a su sueño de ser futbolista. De igual manera el mundial para el que había trabajado tantos años se esfumó. Sabedor que regresaría a una cancha pero en otra posición, Yasser mencionó que espera estar en un mundial dirigiendo a la selección nacional.

Siempre dedicado y con la disciplina que le caracteriza, Yasser empezó a caminar poco a poco y su regreso a la cancha se dio pero como estratega en las fuerzas inferiores en los Xolos de Tijuana, equipo que siempre lo ayudó.

La preparación para Corona es importante y el nayarita desde hace algunos meses se fue a Europa continuar con su formación como entrenador, aprendiendo de los mejores del mundo.

Si para muchos la pandemia ha traído momentos de dolor. Para Yasser el 20 de marzo fue un momento único, porque pudo jugar fútbol con su hijo, como él lo quería después de sufrir aquella lesión y lo compartió en twitter con este mensaje ““Hoy en el día quien sabe cual de aislamiento en Barcelona celebro que lo logré doctor. Puedo jugar al fútbol con mi hijo”,

Actualmente Yasser sigue en Europa preparándose y demostrando que se puede superar cualquier adversidad que la vida presente y se vuelve en un ejemplo para muchos dentro y fuera de una cancha de futbol.

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: