Opinión

SIN PARTIDOS NI CREENCIAS, ES TIEMPO DE AYUDAR

Juan Chávez

¿Cómo le explicas al mundo lo que Nayarit vive?, tras el paso del huracán Willa, ¿Cómo le dices a tus amigos o familia que no han ido a la zona cero la impotencia de ver un Tuxpan cubierto de lodo, de un Tecuala con localidades arrasadas por el agua?, ¿Cómo le puedes decir a la gente que no hay paso, que no puede cruzar un puente con un vehículo cargado de alimentos, ropa y con una voluntad enorme de ayudar? No, no hay una manera correcta, una forma adecuada, el corazón los impulsa a ayudar a esos hermanos desconocidos que hoy más que nunca ocupan de esas manos.

He recorrido parte de Tecuala, apoyamos con limpieza en las colonias bajas de la cabecera, en algunas comunidades que ya estaban siendo atendidas por diversas autoridades, y es impresionante la fuerza de la naturaleza, platico con habitantes de la zona y me cuentan cómo fue esa noche, me señalan que perdieron todo, que ahora no hay dónde dormir, que de día van a sus casas a limpiar y en la tarde comen y duermen en algún albergue que les da alimentos calientes y una colchoneta para no sentir lo duro y frío del piso.

Conozco estos lugares de tiempo atrás, en alguna gira de trabajo llegué a estar ahí y recuerdo cómo era, casas humildes, enseres comprados con mucho esfuerzo y trabajo pero con muchas sonrisas sinceras y esperanzas de un mejor futuro. Hoy Willa casi les arrancó esto último al llevarse todo lo que pudo, así, de golpe, de tajo.

Hay carreteras carcomidas, comunidades con gran cantidad de lodo, otras más con agua, no hay dinero entre los afectados para comprar ni un litro de leche, agradecen que haya un ir y venir de camionetas de particulares que llegan con apoyo alimentario y a pesar de su necesidad, la sinceridad prevalece cuando ofrecen darles una despensa, “no gracias, ya me dieron mejor dele a…” y así, entre ellos mismos se recomiendan o indican que en tal localidad casi no ha llegado apoyo.

Willa en categoría 3 con vientos sostenidos de 175 kilómetros por hora salió de Nayarit y se enfiló a la sierra de Durango, ahí dejó caer lluvia incesante que incremento el volumen del río Acaponeta y el San Pedro no se quedó atrás, como nunca ambos ríos avanzaron al interior de Acaponeta, Tecuala y Tuxpan principalmente, arrasaron con todo en cuestión de minutos. Hay carros hundidos, otros llenos de tierra, hierbas y basura, casas que aún muestran con una marca en la pared el nivel que el agua alcanzó.

Ya van 4 días de limpiar la casa y el lodo sigue en gran parte de ella, les piden a los habitantes que lo saquen todo a la calle para que una góndola se lo pueda llevar, pero no es fácil.

La solidaridad de los nayaritas es simplemente impresionante, Tepic se ha quedado solo por varios días mientras que la carretera federal 15 está colapsada, van amigos, familias, vecinos y hasta grupos que no se conocen con todo el entusiasmo de limpiar casas y calles, llevan alimentos y ropa, incluso hasta comida para mascotas y entonces confirmo mi orgullo por este estado, por su gente por sus manos extendidas para ayudar, sin mirar partidos o creencias religiosas, Nayarit es uno, estamos unidos y eso, ni el más fuerte viento de Willa lo va a deshacer, somos nayaritas y vamos a salir adelante. Mándame tus comentarios, dudas y sugerencias a mi Facebook Juan Félix Chávez Flores o a mi correo juanfechavez@gmail.com

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: