Opinión

¿QUIÉN DEBE PAGAR?, ¿TÚ O ÉL?

Juan Chávez

La discusión en un tema sobre, ¿quién debe pagar cuando un hombre y una mujer salen por un café, una nieve, al cine o cenar?, se puso de relieve este fin de semana en redes sociales, tras que un joven que invitó a una chica a salir y cuando esta le dijo que no a sus pretensiones amorosas, él le cobró 37 pesos que fue la mitad de lo que se gastó en la salida en la cual él le compró un helado y pagó el estacionamiento.

Los comentarios versaron en distintos sentidos, muchos le dijeron a la chica que ella debió haber pagado la mitad del gasto y así evitarse el reclamo posterior, ya que ella de antemano sabía que le diría “no” a él, “conchuda” le llamaron. Otros a él lo denominaron como “cuenta chiles” porque la cantidad que reclamaba no era la gran cosa, algunos más dijeron que no pasa nada si el hombre paga todo.

Lo cierto es que en este tema nadie logra ponerse de acuerdo, muchos llaman a la paridad de género en este aspecto y señalan que si la mujer busca igualdad en todos los sentidos, pues debe entrarle por parejo en el pago de cuentas y no esperar que al término del encuentro el hombre saque la cartera y pague y si no tiene carro, pues la lleve a su casa en taxi y también él pague.

La realidad es que en los últimos años es cuando la discusión se ha recrudecido porque si me remonto a tiempos de mis tíos, papás o abuelos ahí no había mucho para donde moverse, de antemano se sabía que cuando un hombre invitaba a una dama a salir, él sería quien iba a absorber el gasto total de la salida, incluso la carrilla en la familia era, “ahora si trabaja porque anda de queda-bien”, lo que significaba que el dinero que se obtenía producto de alguna actividad llevaba un destino definido, que era pagar el cine o la salida con la quizá, futura novia.

Incluso había papás que aleccionaban a sus hijos hombres cuando comenzaba la edad del coqueteo en que, “ve ahorrando para que invites a pasear a alguna muchacha”. Por otra parte para las mamás con hijas en edad “casadera”, el que el hombre pagara la salida de la chica, significaba que había algo de poder adquisitivo en el futuro yerno y podía anticipar que le daría un hogar estable, financieramente hablando a la joven e incluso las alentaban a seguir con ellos.

En otros casos que eran más frecuentes antes, las familias de recursos económicos tendientes a ser bajos, buscaban que sus hijas contrajeran matrimonio con hombres adinerados porque no sólo garantizaban el bienestar de la hija, sino de todos ellos.

Hoy muchas cosas han cambiado tanto para hombres como mujeres y en un sincero gesto de expresión propia, ya no se sabe cómo actuar ante una nueva chica en la primera salida, no sabes si pagar, esperar a que ponga una parte de la cuenta o pedirle que coopere porque se ha vuelto un arma de varios filos y temes terminar crucificado no sólo por ella, sus amigas y quizá su familia, sino por la sociedad ya que se ha vuelto tan sencillo difundir nuestras vidas en redes sociales y que todos nos creamos jueces para emitir lapidarios juicios.

Hay quienes se molestan porque ofreces abrir o cerrar la puerta del carro cuando ellas suben o bajan, sostener levemente la silla donde se van a sentar o simplemente cederles el paso en banquetas estrechas, no son pocos los amigos hombres que refieren han sido víctimas de alguna mujer que esto no les agrada y les reclaman el detalle, así como tampoco son menos los que reciben el “jalón de orejas” porque no tienen esos gestos caballerosos con las damas.

Se dice que los caballeros se han acabado porque ya no hay damas pero yo sigo difiriendo de ello, lo que es cierto es que al final de cuentas las actitudes hacia ellas y ellos sólo se definen entre ambos y en eso nada podemos hacer, ahora bien ¿usted qué opina? Mándame tus comentarios, dudas y sugerencias a mi Facebook Juan Félix Chávez Flores o a mi correo electrónico juanfechavez@gmail.com

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: