Nacional

PÉRDIDA HISTÓRICA DE EMPLEO A NIVEL NACIONAL


Dr. Abel Ortiz

De acuerdo con las estadísticas dadas a conocer por el Instituto Mexicano del Seguro Social, al cierre del mes de abril se perdieron 555,247 empleos comparativamente con el número de trabajadores registrados al 31 de Marzo al pasar de 20´482,943 a 19´927,696 representando esta disminución un 2.71% y regresando a los niveles de empleo registrados al mes de Julio del 2018. En este, escenario la investigadora de la Universidad Iberoamericana Graciela Teruel, afirmó que en el 37.7% de los hogares mexicanos, al menos un integrante ha perdido su empleo o fuente de ingreso, mientras que otro 30.1% ve muy probable que alguien de su hogar pierda su puesto de trabajo, lo que está representando un duro golpe a la economía familiar como consecuencia de la contingencia sanitaria del COVID-19. Por su parte el numero de patrones, que es un indicador de las empresas que han cerrado operaciones bajo en 6,689 con respecto al mes de marzo, mientras que el salario base de cotización de abril tocó el nivel de los $ 403.60, cuyo nivel es el más alto en términos nominales para un mes similar en la última década, según refirió el Instituto.

Siguiendo esta tendencia, la pérdida de empleos podría alcanzar el millón de empleos al cierre del año, a decir de Gabriela Siller, directora de análisis económico-financiero de Banco Base, superando los 600 mil empleos perdidos durante la crisis del tequila en 1995, -la mas severa registrada en los últimos años-. Otro dato relevante según refiere el director general del IMSS, es que los empleos que se han perdido son los de menores salarios, destacando que en las crisis generalmente se pierden primero los trabajos no calificados y, cuando se profundiza la crisis, siguen los calificados. Sin embargo, durante la recuperación económica son los no calificados los que primero recuperan el empleo y, los calificados, no siempre recuperan la combinación de trabajo-sueldo que tenían antes. Sin embargo, el problema va más allá de estas estadísticas que solo se refieren a empleo formal, ya que habrá que recordar que el 56% de la población ocupada se emplea en el sector informal. Bajo esta consideración el Instituto para el Desarrollo con Equidad de la UIA estima que la perdida de empleo real oscila entre 5.2 y 8.1 millones de personas.

A nivel nacional los estados que perdieron el mayor numero de empleos fueron la CDMEX, Nuevo León, Jalisco, el Estado de México y Guanajuato con: (105,804); (53,057); (38,145); (36,974) y (23,165) puestos de trabajo respectivamente, lo cual es proporcional con el tamaño de su plantilla laboral. En cambio los estados que en proporción perdieron el mayor número de plazas fueron: Quintana Roo; Baja California y Nayarit con (10.60%); (6.73%) y (6.04%) respectivamente. Esto se explica porque son estados con vocación turística, siendo este el sector mas afectado por la emergencia sanitaria del COVID-19. Si consideramos que la hotelería genera en promedio tres empleos por cada cuarto en servicio, y un encadenamiento productivo con otros sectores como la industria de alimentos, bebidas, servicios y transportes podemos evaluar la importancia de que la política pública apoye prioritariamente a esta actividad, para detonar la dinámica económica en estas entidades federativas.

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: