Nacional

NO HAY INVIERNO EN LA POLÍTICA

Luis Guillermo Hernández Aranda

En estas fechas el grueso de la población está más preocupada en estirar el aguinaldo para alcanzar a comprar los regalos de Navidad

Mientras Coahuila sufre los estragos de unos de los inviernos más fríos, los políticos locales no se entumen y por el contrario, ellos traen la temperatura alta buscando nuevas posiciones, de ahí que en los últimos días fuéramos testigos de renuncias en cascada en diferentes órdenes de gobierno.

Apenas en noviembre la sociedad era espectadora de un conflicto postelectoral cuando nuevamente se ve inmersa en unas nuevas elecciones. Es cierto que en el 2018 se juega la silla presidencial y estos son los comicios más importantes que saca un mayor número de gente a votar, pero Coahuila también habrá de renovar las alcaldías de sus 38 municipios, además de elegir  diputados federales y senadores.

En estas fechas el grueso de la población está más preocupada en estirar el aguinaldo para alcanzar a comprar los regalos de Navidad, al mismo tiempo que se disfrutan las posadas y se organiza la cena de Noche Buena. De ahí que las precampañas hayan pasado prácticamente de noche.

¿Qué recuerda usted de los mensajes deAndrés Manuel López Obrador?, ¿qué propone José Antonio Meade?, ¿qué tema de Ricardo Anaya ha marcado la agenda? En lo personal no recuerdo nada de sustancia y sólo pinceladas.

De Andrés Manuel López Obrador lo único que recuerdo es la inédita protesta en su contra de Elena Poniatowska, como una voz más que se une a la comunidad Lésbico-Gay y censura la alianza de Morena con el Partido Encuentro Social.

De Ricardo Anaya la puntada de su “palomazo” con el perredista Juan Zepeda que evidencia que el candidato del Frente no es rockero y por el contrario, es tan “fresa” que ni sabe cómo hacer playback tocando supuestamente el teclado con una actitud más de monaguillo de misa que la de un chavo banda entonando una rola del TRI. A pesar de las sonrisas que arranca su video, propias del humorismo involuntario, estas no son suficientes para hacerme olvidar su arranque de campaña, donde se le veía solo en un pueblo de Querétaro.

Y de José Antonio Meade lo único que recuerdo es un pésimo anuncio donde se habla de nombres de calles, de teatros, al mismo tiempo que nos educan sobre cómo se escribe su apellido y si este se pronuncia distinto. Hasta el momento Meade no luce tan bien como candidato como sí lo hizo en dos sexenios como Secretario de Hacienda.

En medio de esta ausencia de mensajes contundentes, están los políticos locales que renuncian a sus cargos y anunciar sus nuevas intenciones, las cuales obviamente son no quedar fuera de la sagrada nómina.

Así Chuy de León convoca a rueda de prensa para decir que quiere ser senador y que espera que su compadre Memo Anaya lo apoye y no le quite esa candidatura. Luis Fernando Salazar ya dijo que va sobre la silla que aúno no ocupa Jorge Zermeño, mientras Isidro López deja la alcaldía de Saltillo porque en su imaginación cree que hizo tan buen papel que la gente de la capital volverá a votar por él. En el camino se avecina seguramente un enfrentamiento con Carlos Orta quien también busca esa posición.

En el tricolor Jericó Abramo Masso ya pidió licencia como diputado para ahora buscar una senaduría, mientras que el eterno alcalde de Matamoros, Raúl Onofre, ya dejó el cargo y buscará una nueva liana en esa bonita práctica conocida como “chapulines”. Por cierto, Onofre de triste recuerdo para los ciudadanos de Matamoros donde no se le recuerda precisamente como un buen alcalde sino todo lo contrario.

El martes Antonio Gutiérrez Jardónrenunció como Secretario de Fomento Económico de Coahuila, para buscar ser candidato del PRI a la alcaldía de Torreón. Sin duda un perfil interesante tras haber desempeñado un buen papel en la atracción de nuevas empresas a Coahuila. No son las únicas renuncias pero sí algunas de las más relevantes.

Así mientras la nieve aparece y todos nos preocupamos más por entonar villancicos y alargar el dinero para que la cuesta de enero sea lo menos agresiva posible, nuestra clase política no descansa, no buscando el bien de la población, sino grillar lo suficiente para alcanzar esa nueva candidatura que añoran.

No hay invierno en la política, el ajedrez ya está en movimiento al mismo tiempo que alzamos las copas y nos deseamos Feliz Navidad.

@lharanda

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: