Opinión

MITOS Y REALIDADES DE LA REFORMA ENERGÉTICA

Dr. Abel Ortiz

A mediados de diciembre de 2017, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Comisión Reguladora de Energía autorizaron un nuevo esquema para el cobro de la electricidad en México. En este escenario, la nueva fórmula para calcular las tarifas eléctricas para el sector industrial y comercial han incrementado la facturación en más de 50% en los últimos cinco meses para el empresariado mexicano, mismo que ya advierte con preocupación riesgos macro-económicos que pueden contaminar nuestra economía con la repercusión en los precios de los productos para el consumidor final. La C.R.E. creó una nueva fórmula que permitiera calcular mejor el costo de la electricidad de acuerdo a las condiciones de generación y distribución por zonas. El resultado es una tarifa final con un componente fijo, que incluye gastos de mantenimiento y ampliación de la red de transmisión entre otros, y un elemento variable que depende del costo de generación, en éste precisamente es donde se han visto los altibajos a lo largo del año. La tarifa variable es la que ha sufrido altibajos a lo largo del año debido a que la CRE ha subestimado los costos de generación y al periodo siguiente, ha tenido que hacer ajustes paulatinos al alza para compensar dicho déficit, lo que se ha traducido en mayores tarifas para la industria. Además los afiliados a la CONCAMIN acusan que también en este incremento se les ha cargado a los usuarios las ineficiencias de la CFE como los robos de electricidad y/o las cuentas incobrables.

Mientras que esta problemática afecta severamente los bolsillos de los consumidores en detrimento de la economía familiar, los citados incrementos, al estar afectando las finanzas, la competitividad y la productividad de las MIPyMES también están mermando de manera importante a la industria y hotelería, ya que llegan a ser superiores al 100% en términos anualizados, lo que se traducirá sin duda en un incremento de los bienes y servicios que se ofertan al consumidor final estimulando los ya de por si preocupantes niveles inflacionarios. En el caso de los Gobiernos Federal y Estatales, los Hospitales del sector salud resienten significativamente el incremento en este insumo básico mientras que en el orden de Gobierno Municipal la facturación por concepto de alumbrado público sigue presionando el gasto de los servicios generales. No se diga en el suministro de agua potable en donde de acuerdo con estadísticas de la Comisión Nacional del Agua la facturación del servicio eléctrico representa el 80% en promedio de los costos operativos de los Organismos Operadores de Agua Potable. El tema pues, puede convertirse en un problema social de proporciones mayúsculas si no es atendido en el mediano plazo y bajo una solución sustentable, ya que tampoco se trata de poner contra la pared a la C.F.E.

La reforma energética incluyó una serie de cambios legales encaminados a reconocer los costos reales de la generación eléctrica del país, con el fin de evitar que la C.F.E. absorba las pérdidas por cobrar menos por la energía eléctrica. En este escenario muchos corporativos como FEMSA y Walmart entre otros, están emigrando a la generación de energía eléctrica limpia para autoconsumo a través de granjas solares y parques eólicos, una práctica que ya deben de emular los Gobiernos Subnacionales para satisfacer la demanda de los Servicios Estatales y Municipales a un menor costo bajo esquemas sustentables, alineados al cumplimiento de los ODS con la ventaja de que estos esquemas pueden financiarse a través de la Inversión Público Privada, ya que se tiene la fuente de repago a largo plazo en los presupuestos de egresos. Las pequeñas empresas por su parte tienen la opción de generar su propia energía a través de paneles solares fotovoltaicos en una inversión que en promedio tiene un retorno de 3.5 años, y que además es deducible al 100% del pago el Impuesto Sobre la Renta. La empresa http://www.egreentx.com/ se ha convertido en una aliada de las MIPyMEs Nayaritas al ofertar equipos de fabricación nacional,(a diferencia de empresas que ofertan productos orientales) garantizados por escrito por 20 años y elaborar un traje a la medida para llevar el pago mensual a la C.F.E. a $ 250.00, calculado con base en una copia del último recibo de pago por anverso y reverso que puede enviarse por Internet o whatsApp, además de algunas opciones de financiamiento sin costo financiero.

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: