Opinión

MEDELLÍN

Rafael G. Vargas Pasaye

Invitado por la Fundación CENCALA, a cuyo rector Carlos Barrera le estoy muy agradecido, y en coordinación con la Secretaría de la Mujer del Gobierno de Antioquia, tuve el gusto de estar en Medellín capacitando a un grupo diverso de 400 mujeres, todas ellas alumnas de la Escuela de Formación Política para Mujeres.

Ellas son aspirantes a cargos de elección popular regionales y locales. La cita electoral en Colombia es el próximo 27 de octubre, y en el grupo heterogéneo concurren algunas que, cabe la posibilidad, compitan por el mismo cargo. 

El esfuerzo que se hace en Colombia en materia de inclusión política tiene un avance significativo en México, donde desde hace varias elecciones, ya la ley contempla que las mujeres ocupen el 50% de las candidaturas; y todavía más, hace pocos días se aprobó la ley de Paridad de Género en cargos públicos donde también se establece que deben ser ocupados en ese porcentaje por mujeres.

Es notable el trabajo realizado desde la Secretaría de la Mujer de la Gobernación de Antioquia, pues la capacitación que se brinda a este grupo verá sus frutos no solo en periodo electoral, sino que quienes logren llegar a algún cargo, sea en el concejo, asamblea o alcaldía, lo hará con un conocimiento más claro de lo que es el ámbito político, electoral, social y gubernamental.

La diversidad del grupo se puede ver desde la distancia geográfica. Había participantes cuyo traslado implicaba más de 10 horas en bus y luego 3 en panga, hasta las que pertenecían a Medellín o sus alrededores. Otra característica notable en el grupo, era el perfil de sus integrantes: algunas con profesiones muy definidas, como abogadas y maestras, haciendo equipo con mujeres maduras que quizá no cuentan con formación académica pero sí mucha experiencia en liderazgo de barrio. Sus debilidades se pueden bloquear en grupo, al igual que sus fortalezas expandir.

Las campañas electorales inician el 27 de julio y concluyen el 27 de octubre, día de la elección, donde veremos cuántas de ellas logran ocupar un espacio.  Por lo pronto, celebremos que se sigan dando estos encuentros; que podamos compartir la experiencia de México en otras partes del mundo, y que más mujeres lleguen al poder, sobre todo si son preparadas.

LA CIUDAD

Sorprende Medellín por su calidad humana. La ciudad de la eterna primavera siempre estará alegre, incluso cuando pierda la selección colombiana de futbol, episodio que me tocó presenciar. Sorprende por sus muchas historias, su arte, su música, sus áreas rescatadas, su cultura metro, sus escuelas, sus ritmos. Por lo mismo merece dirigentes bien capacitados, abiertos a dialogar y a seguir preparando cuadros.

@rvargaspasaye

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: