Opinión

LETRAS LIBRES…¿LETRAS EN CAUTIVERIO?

José Enrique Rodríguez Oceguera

En este 2019 se cumplen veinte años del surgimiento de una propuesta editorial que es referencia para analizar el acontecer cultural, político e intelectual de nuestro país, hispanoamérica y el mundo, me refiero a la revista Letras Libres. A la muerte del Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz, buena parte de la clase intelectual en México se preguntó ¿Cómo llenar el vacío de su partida?

A través de sus distintas publicaciones, Octavio Paz, fue uno de los personajes que logró dar punto cardinal a sectores amplios de la sociedad, gracias a la calidad de los textos que en ellas se incluían. Pero estos textos no solo exaltaban la belleza, sino que eran comprometidos con el derecho a la libertad, sobre todo ahí donde se le persiguiera, cualquier color político que fuera el agresor.

Sin embargo, la ultraizquierda intelectual mexicana nunca ha aceptado tal planteamiento. Cerrada en su torre de marfil, hizo y sigue haciendo todo lo posible por desacreditar y atacar a Paz, tachándolo de intelectual orgánico o vendido al gran capital, cualquier cosa que esto sea. Ante tal situación, el Grupo Vuelta (su última aventura de edición) decidió a mediados de 1998 que no tenía sentido seguir con la empresa de Paz, ya que era suya por todos méritos, sino que la intelectualidad liberal debía crear un rumbo nuevo, así nació Letras Libres, cuyo primer número se publicó en enero de 1999.

A partir de ahí, Letras Libres ha contribuido a enriquecer el debate nacional a través de la crítica y la propuesta de una sociedad más abierta, en palabras del filósofo austriaco Karl Popper. Así, llegamos al 2019, que dicha revista celebra sus primeros 20 años, de la mano de su director de siempre: Enrique Krauze.

Ya que he citado a Karl Popper, la sociedad abierta –para él- no se da sola, sino que siempre va acompañada de sus eternos enemigos. Desde los tiempos antiguos hasta los actuales, no todos están de acuerdo en que una sociedad debe ser libre. Para los detractores de la libertad hay cosas más importantes, bien en lo material, bien en lo ideológico, bien en lo colectivo. En México, uno de esos enemigos declarados es la ultraizquierda.

Recientemente, el escritor e historiador mexicano ha sido motivo del más descarado ataque de los nuevos y orwellianos inquisidores de la corrección política. Para ellos, ser feliz debe estar en la Constitución como un derecho, tal cual lo hiciera Stalin en la Unión Soviética. Tenemos el gobierno perfecto, la ideología inmaculada y todo el pueblo aprueba ello. ¿Para qué oponerse?

El politólogo norteamericano Gene Sharp, en su libro De la dictadura a la Democracia expone que el primer paso para derrocar un gobierno –o aumentar el poder- es el ablandamiento, es decir se deben poner las condiciones para que el adversario quede muy debilitado. Así, las denuncias por corrupción sistemáticas, las intrigas y miedo a través de los medios de comunicación y el generar todo tipo de desinformación se conjugan en una estrategia muy bien coordinada. Eso, para Gene Sharp, ablanda y obliga a negociar al rival.

Lo hecho por Carmen Aristegui hacia Krauze va en ese sentido. Sintiéndose fuerte por el poder actual que le apoya, dio seguimiento –sin derecho de réplica- a las calumnias de Tatiana Clouthier en el sentido de que Krauze y Letras Libres formaban parte de un complot para evitar que el actual jefe del ejecutivo llegara a la presidencia. Política de ablandamiento, nos recordaría Gene Sharp.

Pero Krauze ha mostrado entereza y reservándose su derecho de actuar favorablemente a sus intereses, no le dará gusto a la ultraizquierda. Ser liberal es para él una postura no negociable y no va a ser feliz obligatoriamente solo porque las mayorías así lo expresen en consultas ciudadanas. John Stuart Mill y Alexis de Tocqueville hablaron, en su momento, de estar preparados ante la tiranía de las mayorías. A pesar de los ataques de las sacerdotisas de la corrección política, las ideas seguirán soberanas en Letras Libres.

Maestro en Políticas Públicas ITAM

@jerodriguezo

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: