Política

LA PLAZA HA SIDO ENTREGADA… AL PRI.

Jaime Cervantes

Tal como se preveía a partir de una rutilante operación política desde las oficinas de Mario Delgado, próximo dirigente de MORENA y la Secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero, hoy al medio día en un rutinario albazo legislativo, practica propia del tan desacreditado viejo régimen, se aprobó por mayoría calificada, la mesa directiva que presidirá el PRI en la persona de Dulce María Sauri Riancho, ex gobernador, ex dirigente nacional del tricolor, legisladora en múltiples ocasiones y exponente de alto nivel de los gobiernos priistas.
Lo sorprendente no fue la votación sino las formas, con una votación adelantada de manera sorpresiva a la sesión de hoy y no el 5 de septiembre, los fondos, para cumplir acuerdos inconfesables con el PRI y, sobretodo, los discursos de quienes subieron a argumentar a favor del pacto.
Los oradores del frente opositor PRD, PAN, PRI y MC, muy contrario a su línea discursiva de ataque feroz de cara al 2do informe presidencial de un día antes, no tocaron ni con el pétalo de una rosa al actual régimen, al presidente, al proceso autodenominado 4ta transformación, ni a sus personajes. Muy al contrario hubo alabanzas a la civilidad, a los acuerdos, a los pactos, a las formas y hasta a la pluralidad. Los argumentos utilizados contra Andrés Manuel López Obrador al que a diario se le acusa de polarizador, divisor y peligro a las instituciones hoy recayeron sobre el Dip. Fernández Noroña, otrora propuesta del PT para presidir la mesa directiva.
Por parte de MORENA, el orador fue Mario Delgado. El segundo, rodeado por parte de su bancada, fue cuidadoso en su discurso, tenía la responsabilidad de a la par de criticar las viejas prácticas del PRI contrastando con la nueva moralidad y ética de MORENA, no mencionar al mismo, aliado coyuntural, para no herir susceptibilidades. De acusar a los petistas de traficar con legisladores para obtener legalmente la 3era fuerza pero sin exhibirse por hacer uso de esas mismas prácticas al inicio de la legislatura para obtener para él mismo la presidencia de la junta de coordinación política. De entregar la presidencia a la férrea oposición apelando a la pluralidad, al respeto y al dialogo pero a la vez tranquilizar a su propia bancada asegurando que la hoy nueva presidenta no podrá hacer nada sin el visto bueno de MORENA, que estará sujeto a ellos. Y al final, justificar frente a las y los militantes su voto por el PRI después de haberlo acusado de todo para llegar a donde llegó.
Al final, ni el llamado de Fernández Noroña a sus correligionarios de MORENA, a la memoria histórica, ni la denuncia pública de injerencia de otro poder del Estado en las decisiones soberanas del legislativo, ni las sendas interrupciones de la bancada del PT recordando a los desaparecidos de Ayotzinapa se pudo mantener la balanza de la sesión pasada. Con 308 votos a favor, 123 votos en contra del Partido del Trabajo y parte de MORENA, y 20 abstenciones, se consumó la conjura para entregar la plaza a los qué, un día sí y otro también desde la conferencia mañanera, se les llama conservadores.

Comentar

Click here to post a comment





A %d blogueros les gusta esto: