Nacional

LA IZQUIERDA QUE VIVÍ EN 2017

Gerson Hernández Mecalco

“En el curso de mi vida aprendí que las revoluciones viven y mueren, que las grandes causas, al igual que las pasiones y los planetas, no son eternas”, decía el filósofo Adolfo Sánchez Vázquez en La izquierda que viví (Configuraciones, 2014). Todo lo sólido se desvanece en el aire, dijo el señor —Marx por supuesto— pero la necesidad de cambiar el mundo en el sentido de la justicia no se extingue aunque los medios y los fines jamás sean los mismos —continúa el profesor Sánchez—. “Ésa es la lección de la memoria: somos lo que hicimos y pensamos, incluyendo los sueños de otros tiempos y el derecho a cambiar sin traicionarnos”, pero mejor vamos por partes:

Un hombre de izquierda. El profesor Adolfo Sánchez ilustra esa frase, militante del PCM, MAP, PSUM, PMS, PRD y Democracia Social. En enero de 2005 en La Jornada escribió “maestro, luchador social, universitario, periodista, Óscar González López fue, por encima de todo, generoso y entrañable. Siempre cargado de libros, folletos o periódicos… El laicismo, el cardenismo y el socialismo son las columnas de una ideología culta e ilustrada. Entiende la militancia como la expresión de un principio moral de rechazo a la injusticia, que se materializará de variadas formas en distintos momentos de la vida”. Más adelante el Maestro Sánchez asegura que Óscar fue de los primeros en entender la importancia de las elecciones para forjar una izquierda influyente y poderosa. Estoy seguro que el nombre de Óscar es lo menos importante, ya que conozco muchas personas que no solo piensan; sino actúan como Óscar.

¿La revuelta que viene? El 29 de septiembre de 2011 en el periódico que más ensucia las manos de tinta escribió a propósito de las revueltas juveniles de Londres, el filósofo Slavoj Zizek, explicó en “Ladrones del mundo, uníos”, una divertida manera de describir a los encapuchados que en nuestro país gritarán el lunes 2 de julio después su derrota: ¡Fue el Estado! o ¡Fuera Peña!, “… es difícil concebir a los alborotadores del Reino Unido en términos marxistas, como ejemplo de la aparición de un sujeto revolucionario; encajan mucho mejor con el concepto hegeliano de “chusma”, es decir, los que están fuera del espacio social organizado y que solo pueden expresar su descontento por medio de arrebatos “irracionales” de violencia destructiva, lo que Hegel llamó “negatividad abstracta” ¡Tómala, papá!

Elecciones 1985. “Gran lucha por la democracia y el socialismo vs la injusticia y la intervención imperialista ¡Únete a tu equipo favorito!” el domingo 7 de julio de 1985 en la República Mexicana de las 08:00 a 19:00 horas ¡todo el día!”; esa frase acompañaba el diseño de Rafael López Castro utilizado en la campaña para diputado federal de Adolfo Sánchez. A los amantes de la lucha libre y la política —como a su servilleta— les encantaría mirar la portada del libro, ya que muestra la máscara de un luchador —yo digo que es la de Rodolfo Guzmán mejor conocido como el Master Crack Papirrín Enmascarado de Plata “El Santo”—. Por sus ojos salen los puños de lucha de un manifestante de izquierda — y parece que bailan al ritmo de la melodía de “traigo en mi playera una estrella roja” de Panteón Rococo—. En la frente en lugar de una de esas estrellitas que ponían las maestras de primaria a las niñas bonitas que se portaban bien, aparece el escudo del Partido Socialista Unificado de México.

PUBLICIDAD

Spots 2018. Hemos visto cómo un candidato se ha inspirado en sinónimos de “el innombrable”, refiriéndose al Presidente Carlos Salinas, para parecerse a él. AMLO es el nuevo innombrable que no quiere que digamos su nombre y pensemos en “estaríamos mejor con ya sabes quién”. Anaya quiere hacernos creer que todos los días podría pasearse por las calles de Neza en el Edo. Méx. y a Alex Lora y El TRI de México. Como dice la canción ojalá puedan mandar a la chingada de aquí a “ya saben quién”.

Como dicen los que saben “a descansar al panteón”, pero como 2018 será un año que necesitará mucho rigor con fuerza y con todo, este malabarista de la comunicación se va unos días a tierra Santa —ya que no puedo llegar a Saturno de Pablo Alborán—, no sin antes agradecer a todos los Cracknales sus elegantes comentarios. Recuerden que don Adolfo decía que las pasiones y los planetas, no son eternas. #Jap

Académico de la FCPyS-UNAM, IPN y consultor político

@gersonmecalco

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: