Nacional

LA DOCTRINA PANISTA DESPLAZADA POR EL PRAGMATISMO

Luis Guillermo Hernández

¿El PAN de Coahuila a quién pertenece?, ¿quién es el dirigente estatal de Acción Nacional?, ¿en realidad existe unión en este partido? Esta son las preguntas que desde el 2002, cuando inicié la cobertura de temas políticos en Torreón, me hago antes del inicio de un proceso electoral. A nivel nacional y local los cuestionamientos son similares.

Sobre la primera interrogante muchos dirán que los militantes son quienes dan vida a este partido, sin embargo esto no es más que un pensamiento romántico propio de la democracia. En la realidad durante estos 15 años siempre ha estado dominado por ciertos liderazgos. Sin duda en el pasado Acción Nacional estuvo integrado por personas con acervo cultural, con ideales y una filosofía de la política. Hoy es un partido que ha caído en las mismas viejas prácticas que siempre criticó del Revolucionario Institucional.

En el 2005 tuve la oportunidad de entrevistar a Juan Antonio García Villa, quien en ese entonces competía por la candidatura a gobernador con Jorge Zermeño,  me comentó que en el pasado cuando Acción Nacional no ganaba las elecciones nadie quería ser candidato. Sin embargo, con la llegada a la Presidencia de la República de Vicente Fox el panorama cambió,  y ahora todos quieren ser candidatos.

En los últimos años el PAN de Coahuila ha sido dirigido por el grupo de Guillermo Anaya, en el pasado cuando José Ángel Pérez enfrentó al interior este grupo político fue atacado sin piedad. De esta forma en las boletas siempre vemos los mismos nombres: Anaya, Marcelo Torres, Luis Fernando Salazar, Chuy de León. Entre ellos se reparten el pastel pero también lo arrebatan sin piedad.

De ahí la pregunta ¿quién dirige Acción Nacional en Coahuila? Como presidente aparece actualmente Bernardo González, como en el pasado inmediato Reyes Flores Hurtado sin embargo pareciera que en realidad las decisiones no las toman ellos.

El PAN se justifica utilizando el discurso de que al interior de su partido sí hay democracia, que por eso se presentan las divergencias. Sin embargo, este discurso nadie lo cree cuando los golpes por debajo de la mesa se dan al por mayor y de manera evidente.

En el pasado proceso electoral fue evidente la ruptura tras la designación como candidato de Guillermo Anaya.Decisión que fue duramente cuestionada por Luis Fernando Salazar con su estilo belicoso y también por Isidro Lópezquien nunca se vio apoyando la campaña por la gubernatura de su partido.

Hace un par de años el grupo que controla el PAN operó para que Jorge Zermeñoprimero no fuera candidato a senador, curul que alcanzó Luis Fernando Salazar. Después fingieron una contienda interna para dejar fuera a Zermeño y  postular a Chuy de León como candidato a la alcaldía de Torreón por segunda vez, mismo número de veces en que ha perdido.

El 7 de diciembre a través de sus redes sociales Luis Fernando Salazar anunció que va por la alcaldía de Torreón por lo que renunció al senado. Es decir aún no toma posesión Jorge Zermeño quien había anunciado que buscaría la reelección cuando el joven que ayer le cargaba el maletín hoy nuevamente busca dejarlo fuera de la contienda.

El anuncio fue censurado por muchos y es que como explicar que sí ayer quería la gubernatura hoy quiere ser candidato a la alcaldía de Torreón. Finalmente el mensaje de Luis Fernando Salazarevidencia a la nueva generación de panistas: políticos preocupados por alcanzar el poder como una especie de botín donde no importa la doctrina, ni los ideales.

En los últimos años el PAN local y nacional ha estado más preocupado por sus guerras internas que por dar la batalla al PRI y convencer a los ciudadanos de sus propuestas, los resultados de estas consignas todos los sabemos. Y es que el albiazul está secuestrado por grupos donde la ética y el ideario partidista fueron sustituidos por el pragmatismo del haiga sido como haiga sido.

@lharanda

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: