Opinión

LA DEVASTACION DE LA SOCIEDAD

Dr. Carlos Díaz Abrego

Siguen pasando los días, semanas y meses mientras la sociedad mexicana se deteriora día con día sin que nadie haga nada. Parecería que el pueblo está sólo sin que nadie haga nada por él. No hay gobierno ni autoridad alguna que provea lo mínimo indispensable para cubrir las necesidades primarias que requiere el ciudadano común. La sangre y violencia campean por todas partes y nadie resuelve nada.

El socialismo corrupto y autoritario que nos gobierna hace pedazos día con día la economía del país y las instituciones que nutrían de algún bien, servicio o programa de gobierno. Hoy representan el pasado de lo que alguna vez funcionó medianamente y ahora es inexistente. Si acaso los servicios de salud se mantienen vivos gracias a la pandemia que le “cayó como anillo al dedo” al gobierno del presidente López Obrador.

No hay medicamentos en el sistema de salud del país. Mientras millones de niños y adultos que padecen cáncer o alguna otra enfermedad terminal se debaten entre la vida y la muerte ante la lucha titánica de sus familiares que combaten todos los días con insensibles funcionarios federales que no saben su función y menos les interesa el dolor ajeno. Los problemas son de las familias, no del gobierno.

Los pobres de México cada día más pobres pero empoderados por un gobierno que los compra y utiliza porque ya cuentan con dos mil pesos directos sin intermediarios. Las clases medias transitan mes a mes al umbral de la pobreza sin trabajo y con hambre en sus casas ante la mirada indiferente de AMLO y su gobierno. La hambruna y pobreza tocan la puerta de las casas de profesionistas, comerciantes y empresarios sin distinciones.

La devastación de la sociedad mexicana crece día con día al grado de ver como hoy nuestros hijos y nosotros mismos vivimos bajo un gobierno de corte socialista sin que muchos (la mitad de los mexicanos) lo hayamos querido así. Ni aún aquellos que votaron por MORENA y por López Obrador se imaginaron vivir en lo que hoy se ha convertido México: un país socialista. Nadie acepta el socialismo, pero nos siguen alimentando día a día con pequeñas dosis hasta ver que ya estamos dentro.

La democracia dejará de existir cuando le quites a quienes están dispuestos a trabajar y le des a aquellos que no lo harán. Fue el 29 de septiembre de 1959 cuando Nikita Khrushchev pronunció su predicción para América en las naciones Unidas, “El socialismo conduce al comunismo”.

¿Cómo se crea un Estado socialista? Hay ocho niveles de control:
-Atención médica: controla la atención médica y el Estado controla a la persona.
-Pobreza: aumenta el nivel de pobreza lo más alto posible, las personas pobres son más fáciles de controlar y no luchan si les proporcionas “todo”.
-Deuda: aumenta la deuda a un nivel insostenible, de esa manera pueden aumentar los impuestos y esto producirá más pobreza.
-Control de armas: elimina la capacidad de las personas a defenderse del gobierno, de esa manera puedes crear un estado policial.
-Bienestar: toma el control de todos los aspectos sociales, alimentos, vivienda, ingresos de sus vidas porque eso los hará totalmente dependientes del gobierno.
-Educación: toma el control de lo que la gente lee, escucha y de lo que los niños aprenden en la escuela.
-Religión: elimina la creencia en Dios en las escuelas porque la gente necesita creer SOLO en el gobierno sabiendo que es lo mejor para la gente.
-Guerra de clases: divide a las personas en ricos y pobres, elimina a la clase media. Esto causará más descontento y será más fácil gravar a los ricos con el apoyo de los pobres.

Estoy convencido que estos niveles o puntos descritos son los que hoy vive México en este año y medio de gobierno socialista y que mucho, mucho le serán conocidos a usted estimado lector.

¿No cree usted?

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: