Opinión

HASTA 5 MDP DIARIOS SE PIERDEN POR CASETAS TOMADAS


Pancho Sandoval y Rafael G. Vargas Pasaye

A mediados de agosto la Guardia Nacional reportó la presencia de habitantes en al menos 20 casetas en los estados de Sonora, Sinaloa, Jalisco, CDMX, Morelos, Chiapas, Guerrero, Querétaro y Nayarit.

En el caso de Nayarit las casetas tomadas hasta la fecha son: Santa María del Oro, Trapichillo, Ruiz, Acaponeta, Matanchen-San Blas, El Conde Compostela, San Pedro Lagunillas y el Nuevo Libramiento Carretero de Tepic.

El reporte de las autoridades no deja espacio para las dudas ni para la molestia, por ejemplo en la caseta de Santa María del Oro de la autopista Tepic-Guadalajara ayer se describió la presencia de “UN GRUPO APROXIMADO DE 100 PERSONAS LAS CUALES MANIFIESTAN HABER TOMADO LA CASETA DESDE EL DÍA 26/01/2020 EN PROTESTA A LA EXIGENCIA DEL PAGO DE UN DINERO QUE SE LES ADEUDA POR LA AFECTACIÓN DE LA CONSTRUCCIÓN DE LA AUTOPISTA SOBRE SUS PROPIEDADES, YA QUE SEGÚN MANIFIESTAN AÚN SE LES DEBE. LAS PERSONAS DICEN SER DE DIFERENTES COMUNIDADES Y NO PERTENECER A NINGÚNA ASOCIACIÓN”.

Mientras que en la caseta de Acaponeta en la autopista Tepic-Mazatlán el reporte signó: “continua tomada la caseta de cobro De Acaponeta, con un aproximado de 70 personas”, y hacia Vallarta la situación era similar: “se realizó un recorrido por la caseta de cobro número 53 Compostela- Chapalilla de la carretera federal número 68 donde se verificó que sigue tomada por aproximadamente 60 personas”, esta última está en esas condiciones desde el 24 de mayo.

La historia de la toma de casetas de cobro inicia con una acción de los habitantes del poblado el Trapichillo que tomaron la caseta de la autopista Tepic-San Blas, exigiendo el cumplimiento de compromisos asumidos hace más de diez años por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tales como el pago del derecho de vía pero sobre todo la construcción de puentes peatonales. Esta caseta ha sido desalojada por elementos de las fuerzas del orden estatales y federales en tres ocasiones, siendo la más reciente en diciembre del año pasado para que permitieran el paso de los miles de peregrinos que acuden al Santuario de la Virgen de Guadalupe en El Pichón.

La última caseta de la autopista Tepic-Villa Unión (que es una de las más costosas en el país), fue tomada en el año 2018 por campesinos integrantes del movimiento Plan de Ayala, argumentando la falta de pagos de indemnizaciones.

El experto en seguridad, Alejandro Hope, en un artículo publicado en El Universal el pasado 22 de julio señala que de acuerdo con la Asociación de Concesionarios de Infraestructura Vial, “la toma de las casetas en Nayarit ha provocado una pérdida de 2 mil millones de pesos en peajes no cobrados y 300 millones de pesos en impuesto y derechos”.

La magnitud del problema debe dimensionarse por tanto en que recuperar las casetas no solamente se reflejará en ganancia económica para los concesionarios sino para el gobierno mismo por el dinero que representará en ingresos por esa vía. Por eso mismo se pone en la balanza el tema de la paciencia y la prudencia pero hasta un límite, y ese límite puede ser el económico por encima del de la lucha social.

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: