Opinión

ENTRE LA LEGITIMIDAD Y LEGALIDAD

#ConSentidoComundeMujer

María Esther González Aguilar

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos, sino que comprende también aspectos que están en el imaginario colectivo a partir de tradiciones o expresiones vivas heredadas de los antepasados y transmitidas a descendientes tales como: tradiciones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, así como saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional, aspectos que denomina, inmateriales.

Hasta aquí todo bien, sin embargo, surge una controversia tras la aprobación de los diputados nayaritas, *representanes populares* y pongo en tela de juicio su representatividad –que es legal, pero no legítima- porque no existe evidencia entre los legisladores de realizar consultas en sus distritos, sobre temas –entre otros- como declarar a la “Charrería, el Jaripeo Regional y Estatal, el Adiestramiento de Caballos Bailadores, las Carreras de Caballos, la Fiesta Taurina y las Peleas de Gallos, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Entidad”.

Un alto porcentaje de ciudadanos no participan en este tipo de eventos y suertes, aun cuando puede darse el caso de que lo conozcan ¡pero no más! es decir, en general, no forma parte de los *costumbres, saberes y haberes* comunitarios, ni existen en el imaginario colectivo, si acaso, los tres primeros temas lo practican –con todo su derecho- un selecto grupo o élite que llega incluso a ser todo un estilo de vida. El fondo tiene que ver con la fiesta taurina y las peleas de gallos, como una forma de maltrato y crueldad animal.

La iniciativa fue del Ejecutivo Estatal, aprobada por mayoría en el pleno de la Cámara de Diputados, en tanto que el dictamen, fue de la Comisión de Educación y Cultura de la que forman parte los legisladores: Marisol Sánchez Navarro (PT), Ma. de la Luz Verdín Manjarrez (PRD), Ignacio Alonso Langarica Avalos (Nueva Alianza), Eduardo Lugo López (PRD) y Karla Gabriela Flores Parra, (PRI).

Si para declarar patrimonio cultural inmaterial fuera lo que propone la UNESCO, los argumentos deben sustentarse en los siguientes principios: *Tradicional, contemporáneo y viviente a un mismo tiempo, que incluye usos rurales y urbanos contemporáneos característicos de diversos grupos culturales; *Integrador, que contribuya al sentimiento de identidad y continuidad, creando un vínculo entre el pasado y el futuro a través del presente y que contribuye a la cohesión social fomentando un sentimiento de identidad y responsabilidad que ayuda a los individuos a sentirse miembros de una o varias comunidades y de la sociedad en general; *Representativo, que florece en las comunidades y depende de aquéllos cuyos conocimientos de las tradiciones, técnicas y costumbres se transmiten al resto de la comunidad, de generación en generación, o a otras comunidades; y *Basado en la comunidad, que sólo puede serlo si es reconocido como tal por las comunidades, grupos o individuos que lo crean, mantienen y transmiten. Sin este reconocimiento, nadie puede decidir por ellos que una expresión o un uso determinado forma parte de su patrimonio.

Hay temas y problemas de carácter general y de mayor prioridad para legislar, pero ¡claro! no le es redituable. A los diputados les ponemos “un tache mas” mientras tanto, a festejar el *Día del Charro*, el 14 de septiembre. ¡Es cuanto!

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: