Opinión

ENRIQUE SERNA Y EL VENDEDOR DE SILENCIO

Luis Rubén Maldonado Alvídrez

El domingo pasado que terminaba la Feria del Libro Chihuahua 2019 (FELICH), llegaba el momento estelar para muchos: la visita del escritor Enrique Serna, autor de una novela que está causando furor entre la clase política y periodística mexicana, “El Vendedor de Silencio” que narra la carrera hacia el abismo del todopoderoso y siniestro periodista Carlos Denegri.

Tuve la oportunidad de entrevistarlo en exclusiva para mi programa de radio nocturno “Plan de Vuelo”, previo a la presentación estelar de la clausura de la FELICH 2019.

La novela trata sobre el periodista Carlos Denegri, quien era conocido como el “Rey Midas” del cuarto poder, durante los años agónicos de su carrera.

Dado que el periodismo es el eje fundamental de la trama de su libro, le pregunté a Serna su opinión sobre los recientes acontecimientos suscitados en las conferencias de prensa matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador, en los que se ha confrontado con la prensa asistente con su muy peculiar estilo.

Serna me respondió: “El presidente dijo una falsedad. Que él les había quitado el bozal a los periodistas y eso no es cierto. En México los propios periodistas son los que se quitaron el bozal, justamente en tiempos de Julio Scherer cuando llega a la dirección de Excélsior.”

Y agregó: “Incluso antes hubo periodistas heroicos como Jorge Piñó Sandoval, que es un personaje importante y que también aparece en mi novela porque fue el que llevó a Denegri al Excélsior, y que en el sexenio de Miguel Alemán publicó una revista que se llamaba ‘Presente’ que denunciaba todas las corruptelas de la camarilla alemanista y publicaba fotos de las casas que ese estaban construyendo. Ya en el segundo año del sexenio estaban construyendo grandes mansiones”.

“Entonces, siempre hubo ese tipo de periodistas combativos; y en todo caso, digamos, cuando se le quitó el bozal generalizado a la prensa, fue a partir de 1997 cuando empieza la transición a la democracia. No con López Obrador.”

Este acercamiento novelado a este personaje oscuro del periodismo mexicano sirve para revivir a un personaje que permanecía desconocido para muchas generaciones, también para regocijo y condena de los lectores contemporáneos.

Explicó que su intención al escribir la novela no fue enlodar más la reputación del protagonista, pero tampoco elogiarlo; retratarlo como ser humano: soberbio y vulnerable a la vez.

Juntos analizamos un fragmento del libro en cuestión.

Cuando Denegri viaja al informe del entonces gobernador de Sinaloa de apellido Sánchez Celis, investiga tras bambalinas que está fuertemente ligado al narco. De manera sutil, Denegri le comenta al folclórico gobernante sinaloense que, de conocerse en la capital del país dicha información, el entonces presidente Díaz Ordaz le daría “cuello”.

Sánchez Celis acusa de recibido el amenazante mensaje. Y, horas mas tarde, reacciona enviando a una mensajera muy peculiar a su cuarto de hotel: la recién coronada Miss Sinaloa portando un diminuto bikini y un sobre en mano con la leyenda: “Con los saludos del Señor Gobernador”. El sobre en su interior trae el “chayo”, es decir, una cuantiosa aportación económica que compra su silencio y discreción: 50 mil pesos de la época.

Hay mucha gente que piensa que este tipo de periodismo corrupto y corruptor es cosa del pasado. Le pregunté a Enrique Serna su opinión sobre esa percepción que tienen algunas personas.

Con una ligera sonrisa, me respondió: “Pues, se equivocan. Basta ver el sexenio pasado en Veracruz, por ejemplo, donde gobernaba Javier Duarte; pues había una unanimidad absoluta en los periódicos a favor del gobernador, los tenía comprados a todos. Es algo que está vigente en la vida política mexicana y por algo el gobierno de Peña Nieto se gastó 3 mil millones de dólares en sobornos y publicidad para periódicos, pero ni así le sirvió para mantenerse en el poder.”

El Vendedor de Silencio de la autoría de Enrique Serna sigue su ascenso en la lista de los libros más vendidos en librerías del todo el país, tanto físicas como digitales.

Es la novela del momento para la clase política mexicana y para el gremio periodístico nacional que se siente atraído por la tenebrosa historia del periodista que consolidó la industria del chayote en la vida política mexicana: Carlos Denegri.

A quien describió así: “Él está cortado por la misma tijera, viene siendo una caricatura grotesca de Maximino Ávila Camacho y del magnate Jorge Pasquel (que era el rey del contrabando en el sexenio de Miguel Alemán). Ellos trataban a las mujeres de la misma forma. Por ejemplo, cuando querían conquistar a una mujer mandaban a sus escoltas, que eran militares, a invitarla a salir. Así eran de románticos. Y si ellas eran casadas, desaparecían al marido y las secuestraban. Digamos que Denegri ve con admiración a esos personajes y trata de ser como ellos”.

A pesar de sus esfuerzos por imitar a estos personajes parásitos de la política mexicana de mediados del siglo XX, Serna detalla que Carlos Denegri era un personaje muy quebrado por dentro, con una desgarradura íntima muy fuerte que no le permitía ejercer el poder con tanta firmeza, por lo que lo cataloga como más humano que Maximino o Pasquel.

La novela ha causado mucha expectación y ha tenido una intensa promoción por lo interesante del personaje, por lo que le pregunté si han existido acercamientos para llevarla al cine. “Una productora quiere hacer la serie de televisión y estoy en tratos con ellos”, confesó.

Sin poder ofrecer más detalles, ya que la negociación está en curso, seguramente la veremos el año que viene en plataformas digitales como Amazon Prime Video o Netflix.

Vaya éxito para un proyecto literario del cual dudaron sus editores, cuando Serna se los presentó y el cual le llevó cinco años de investigación y tres para escribirlo.

Comentó que entre los libros que volvió a leer para robustecer su investigación, está “Casi el Paraíso” de Luis Spota, el cual influye mucho en la más reciente obra de Serna, quien tiene entre su obra la magistral “El Seductor de la Patria” y “Genealogía de la Soberbia Intelectual” y se suma a su lista de éxitos “El Vendedor de Silencio” que es imprescindible en el contexto actual de nuestro México.

ULTIMALETRA

Cuando el gobierno de Andrés Manuel y sus chairos buscan lavarse las manos ante los lamentables hechos ocurridos en contra de la comunidad LeBaron, culpando al gobierno estatal de Javier Corral, los afines al corralismo, le echan la culpa al pasado duartista y al presidente López Obrador. En esa guerra, perdemos todos.

luisruben@plandevuelo.mx

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: