Opinión

EL SOCIALISMO DE LÓPEZ OBRADOR


Dr. Carlos Díaz Abrego

Durante años y años escuchamos decir a distintos políticos en activo, así como a comunicadores, empresarios y algunos intelectuales de nuestro país y del exterior que si alguna vez llegaba al poder Andrés Manuel López Obrador sería un retroceso para el país y sobre todo para la economía de México.

Siempre habíamos escuchado y leído que con la llegada de AMLO al poder, transitaríamos sin ninguna duda al socialismo bolivariano y que la sociedad mexicana se convertiría en una nueva Venezuela, Bolivia, Ecuador o Cuba. Nunca lo creímos o más bien, aquellos que si lo llegamos a pensar, jamás imaginamos que pudiéramos caminar por esos derroteros en tan corto tiempo.

El socialismo del siglo XXI es un concepto formulado en 1996 por el sociólogo alemán Heinz Dieterich Steffan, que surgió como producto de la reflexión sobre el socialismo soviético-oriental del siglo XX. El concepto adquirió difusión internacional desde que fue mencionado en un discurso por el dictador venezolano Hugo Chávez en 2005.

Sin embargo, la propuesta o pensamiento del sociólogo alemán fue modificada por Hugo Chávez y por diversas corrientes latinoamericanas a las condiciones y realidades de cada región. La llamada marea rosa ha significado un giro hacia la izquierda y la centroizquierda que ha experimentado América Latina durante los últimos años.

Dentro de estas corrientes, algunas afirmaron adherirse con el socialismo del siglo XXI, como el caso del “chavismo” en Venezuela, el “correísmo” en Ecuador o el “evoísmo” en Bolivia. Curiosamente, el propio Heinz Dieterich Steffan ha expresado que ninguna de estas fuerzas políticas construirán el socialismo del siglo XXI.

En fin, lo cierto es que durante este gobierno de izquierda a la “mexicana” conectado o reconvertido con figuras mediocres, ignorantes y perdedoras políticamente del pasado en los tiempos del poderoso PRI, como es el caso del propio presidente de México, hoy nos llevan sin lugar a dudas hacía un modelo socialista que ha iniciado su implementación.

Ha llegado la hora de tener claro que lo que nos divide a los mexicanos hoy, nos es común a millones de mujeres y hombres: el presidente López Obrador. Y como tal, tenemos que seguir luchando todos los días por medio de las “benditas redes sociales” pero no solo para expresar nuestra inconformidad, sino más bien, para organizarnos la sociedad civil y dar la batalla el próximo año electoral.

Está claro que los partidos políticos han llegado a su fin y que hoy por hoy no representan nada ni a nadie, más que sus mezquinos intereses de grupos y camarillas plagadas de más de lo mismo: corrupción y más corrupción. No serán los partidos quienes postulen verdaderos liderazgos sociales ni nuevas caras con ideas frescas y reales.

Le tocará a la sociedad civil seleccionar nuevas caras, mujeres y hombres que sin pertenencia a partido político alguno, representen a la sociedad que demanda soluciones a problemas comunes y que a partir de ahí estas personas representen a millones de familias hoy abandonadas como nunca antes.

¿No cree usted?

1 Comentario

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: