Nacional Opinión

El reto de reconstruir

Con SentidoComún de Mujer

María Esther González Aguilar

Es tiempo de reconstruir si! y no solo inmuebles; también VALORES sociales, ciudadanos, familiares y personales. Esta frase la escribí en mi muro de Facebook una semana después del sismo 19S.
El lamentable y devastador evento, arroja saldos positivos y negativos: por un lado, hemos sido testigos de la gran solidaridad hacia los damnificados; sorprendió las filas y filas de jóvenes voluntarios, el gran y heróico esfuerzo de rescatistas dispuestos a dar su vida por salvar otras o recuperar cuerpos para que las familias –aún con el dolor que significa la pérdida- cuando menos conozcan donde quedan los restos de sus seres queridos.
Por otra parte, ha quedado de manifiesto el lado negativo de la sociedad, la falta de valores que dieron lugar a robos, engaños, manipulación, abusos y otras “lindezas”; contubernio entre empresas constructoras y funcionarios corruptos como también, un gobierno rebasado por su limitada capacidad de respuesta, la falta de credibilidad y confianza ciudadana hacia gobernantes y su cuestionada transparencia que ponen en tela de juicio el buen manejo de los recursos económicos vía donaciones.
El sentido común me dice que: hoy más que nunca, es tiempo de actuar con transparencia y honestidad, que los apoyos no se queden en el camino o engrosen la cuenta bancaria de un particular, o vayan al bolsillo de algún deshonesto funcionario o para la campaña de algún desdeñable político; es tiempo de exigir que toda donación en especie o económica, llegue a los damnificados y las comunidades afectadas, lo merece México, lo merecemos todos.
Si bien no hay recursos que alcancen cuando se ha perdido todo, es tiempo de reconstruir inmuebles, y a la par, recuperar valores universales como el respeto, la honestidad, la responsabilidad, la lealtad, el compromiso; hay que empezar en casa, con la familia porque –como muchos- opino que: es en el entorno familiar, donde como se dice coloquialmente “se maman” los valores, otra vertiente es exigir que dentro del nuevo modelo educativo, la materia de Civismo tenga el mismo peso o valor que otros componentes. El reto es de todos.
Nota: se me “enchinó” la piel al ver a miles y miles de mexicanos concentrados en el Zócalo de la Ciudad de México con la mano en alto –como se pedía para guardar silencio durante las jornadas de rescate- entonando a una sola voz el Himno Nacional y terminar con un México! México! México!

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: