Nacional

EL NAO UN ELEFANTE BLANCO

AdrenalinaDeportiva


Javier Rodríguez Castro

Los elefantes blancos sí existen y es un animal muy venerado en algunas partes de Asia. A los reyes se les suele entregar este tipo de regalos, estos a su vez, cuando se molestan con un súbdito se lo obsequian, sabedores de que no lo podrán mantener, por el alto costo que esto implica. Lo que lleva al súbdito a la quiebra.

A que voy con todo esto, en Nayarit existe el estadio Nicolás Álvarez Ortega, anteriormente llamado Arena Cora. Inmueble que fue inaugurado en el 2011. Durante los últimos años, el estadio a pesar de tener actividad en ligas de fútbol profesional como la Premier o la Tercera división, no tiene el mantenimiento necesario porque para la autoridad competente no es una prioridad.

El inmueble ubicado en la zona de la Cantera, probablemente se quede sin actividad, ya que los Coras que eran el principal equipo que jugaba en el estadio, no participará en la siguiente campaña de la liga Premier. Mientras que Xalisco equipo de tercera división, hasta antes de la pandemia utilizaba el coloso como su sede local. Habrá que esperar si continúan utilizando el estadio para sus juegos como local o cambian de sede.

De continuar no representa que exista el mantenimiento necesario. El ahora llamado Nicolás Álvarez Ortega, tiene un aforo de 12 mil 125 aficionados y a los juegos de Xalisco, solamente acuden en promedio 300 personas.

El estadio donde los planteles nayaritas han perdido 2 finales en su corta historia, no es bien visto por la sociedad nayarita. Los argumento son que está alejado de la ciudad, además de que las vías de acceso no son los adecuadas para llegar al mismo. Puede ser un argumento válido, pero. en el 2012 durante la temporada de segunda división, registraba entradas de por lo menos 6 mil aficionados cada 15 días.

Actualmente a nadie le interesa ir al estadio y poco a poco, sufre de los estragos del abandono, principalmente en la cancha que es lo primordial para la práctica del deporte. Mientras que la construcción se dañará conforme transcurra el tiempo, sino se le da el mantenimiento necesario en tiempo y forma. Después será demasiado tarde, el estadio quedará en ruina, sin servir para nada.

Recordar que al antiguo NAO y al estadio de béisbol municipal, esto fue lo que los llevó a la demolición la falta de mantenimiento. Se tenían competencias en ambos inmuebles pero nunca se les dio el mantenimiento necesario para evitar el final que todos conocemos.

Las autoridades construyen grandes escenarios, sin pensar en el costo del mantenimiento. Lo ideal sería que escenarios deportivos como el estadio de fútbol nayarita fueran concesionados a la iniciativa privada para que estos se encargaran de darle vida.

De esta manera el estadio Nicolás Álvarez Ortega está condenado a convertirse en un elefante blanco, porque no hay como mantenerlo en buenas condiciones. Es así como una obra que un inicio era un beneficio se convierte en un perjuicio.

Cualquier comentario a javyerr86@gmail.com

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: