Opinión

Don José y sus 105 años de emociones

Simples deducciones, por Juan Chávez 

Sus ojos están impregnados de historias, viviendas y experiencias que aún recuerda con exactitud, son 105 años de vida, José Bermúdez Cruz nació un 9 de noviembre de 1912 en Platanitos municipio de Tepic, ha sido agricultor, carbonero y de su garganta aún salen hermosos temas aprendidos en su juventud, aunque cuando le pido que cante y lo animan sus familiares a hacerlo, “se chivea”, es padre de 7 hijos, 4 hombres y 3 mujeres y su felicidad es enorme porque todos viven.

Su mirada vivaz y alegre cambia y llegan las lágrimas, sólo ha tenido un gran amor en su vida, su esposa a quien conoció un día en que ella lavaba en un arroyo y él llevó al caballo a beber agua, tras platicar se hicieron novios ese mismo día y después buscaron el matrimonio, aunque tenían miedo del qué dirán porque ella era mayor en edad que él, pero aún así, el gran amor que se tenían venció todos los obstáculos y formaron una feliz vida en pareja, con la bendición sacerdotal por aval.

José tuvo 4 hermanos y 5 hermanas, todos ya fallecieron y no por causas naturales, durante la vida de 3 de ellos sus caminos no fueron los correctos y les costó la vida, hoy él el único que sobrevive y recuerda con aprecio y entusiasmo su trabajo en Mecatán, así como 12 años en Sagarpa al lado de ingenieros de los cuales aprendió mucho.

También su mente se dirige hacia los tiempos en que hacía carbón y manejaba ganado, eso lo llevó a conocer varios municipios, en su voz hay orgullo de todos los trabajos que realizó y la vida que le permitió ganar mucho dinero para hacer feliz a su familia y tener buenos tiempos juntos.

De la historia que le tocó vivir recuerda al entonces candidato a la presidencia de México Lázaro Cárdenas, quien en campaña por Nayarit les prometió un banco agrario y apoyo directo al campesino “y cumplió”, dice don José, quien se remonta a esos días y señala que tras el triunfo de Cárdenas llegaron a la entidad personas que traían dinero en efectivo, y tras un leve papeleo les entregaron dinero en efectivo para la siembra, pero don José no lo aceptó porque él ganaba bien y no requería de dicho apoyo.

Precisa que en ese año que estuvo Cárdenas en Nayarit unas avionetas pequeñas aterrizaban allá por la colonia Mololoa y que el entonces candidato bajó de una en color amarillo y que era muy amable, lo acompañaron a caballo por varios puntos de la ciudad escuchando sus discursos.

Con orgullo recuerda que, “Soy el único sobrevivientes de los ejidatarios que fundaron el ejido Venustiano Carranza en 1929”, y de ahí ya recibió un reconocimiento que atesora en su corazón.

Desde que cumplió 99 años su familia, más de 200 integrantes, hijos, nietos, bisnietos y tataranietos le festejan su cumpleaños con comida, música, alegría pero sobretodo con mucho amor, él a su vez, siente el respaldo familiar, todos los días incluidas las noches hay un ser querido a su lado, ayudándole a seguir adelante y cuidando su sueño.

Aunque pareciera increíble don José no tiene las enfermedades “modernas”, o sea, ni la temida diabetes o hipertensión arterial invaden su cuerpo, el único mal que le aqueja es un persistente enfisema pulmonar, producto de haber fumado durante varios años, ello lo obliga a tener oxígeno de forma permanente, pero eso no le resta entusiasmo por la vida.

Es increíble ver su energía, sus ganas de vivir, de platicar y de convivir, le emociona su cumpleaños, ver reunida a toda la familia a la que quiere con todas sus fuerzas es lo que lo sigue motivando para esforzarse cada día por tener salud.

Aunque reconoce que la vida de hoy es mejor que la que a él le tocó vivir, extraña aquel Tepic cálido, casi familiar donde todos los que pasaban por su banqueta le daban el buen día, el saludo cordial, hoy dice que parece que eso ya no se usa.

Para la familia de don José conformada por, 7 hijos, 32 nietos, 52 bisnietos y 16 tataranietos, es un verdadero orgullo que cumpla años y que siga siendo el mejor de los abuelos, quien les sigue dando consejos para que vayan por el camino de la honestidad, a cada paso sienten su cariño, pero también hay los regaños propios de una persona con la experiencia fundada en 105 años de vida, “ahí sí, ni como alegarle”, señalan. Es su padre, su abuelo, su amigo, el pilar fundamental de esta hermosa familia.

Cuando concluyo la entrevista, salgo pensando que quizá no habremos muchos de esta época que lleguemos a esa edad, pero peor aún con la lucidez de don José y con un enorme familia que lo quiere y lo cuida, a ellos mi felicitación por quererlo y cuidarlo, y agradecerles la oportunidad de que dejaran compartir unos maravillosos instantes de un hombre que ha vivido los cambios más importantes del país y aunque ha vivido momentos difíciles, sigue fuerte y confía en una humanidad que cada vez se aleja más de los valores fundamentales. Mándame tus comentarios, dudas y sugerencias a mi facebook Juan Félix Chávez Flores o a mi correo juanfechavez@gmail.com

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: