Opinión

¿CORRUP…QUÉ?

#ConSentidoComundeMujer
María Esther González Aguilar

En los ultimos seis meses la palabra corrupción es, tal vez, la que más se ha repetido… que si la corrupción por aquí… que si la corrupción por allá… que si por delante… que si por detrás… que si arriba… que si abajo… que si adentro… que si afuera… ¡en fin! Incluso hay frases que tienen el propósito de justificar acciones nada éticas como “la corrupción somos todos” o “es un tema cultural”, lo que sí se puede afirmar es que la corrupción y su eterna compañera la impunidad, mucho daño provocan y los estragos son de toda naturaleza.
En tiempos de la 4T y la de un nuevo Nayarit, erradicar la corrupción sigue siendo un tema pendiente. En ambos niveles, sus lideres de alguna u otra forma pregonan –uno más frecuente que otro- estar en contra de la corrupción, es más, no hay día en que el Presidente López Obrador no aproveche la tribuna y “despotrique” contra ese flagelo o cáncer social; Antonio Echevarría Garcia, en su mensaje, que está en la página (https://www.nayarit.gob.mx/mensaje) en el tercer párrafo se lee “Regresar valor y confianza a las instituciones es un compromiso impostergable. Jamás en Nayarit el poder público se ejercerá de forma déspota y aplastante en contra de los ciudadanos” y en el siguiente se cita “En este gobierno, la corrupción se castigará sin ninguna contemplación: nadie estará por encima de la ley”.
Hay hechos de corrupción que son sancionados con penas corporales o pecunarias, pero tambien las hay, que se pagan con el escarnio social, el desprestigio y la pérdida de confianza, de autoridad o de calidad moral. Tanto a nivel Federal como Estatal hay corrupcion desde el momento mismo en que no se tiene perfil profesional, considerado este como el conjunto de capacidades y competencias, para aceptar una responsabilidad pública, luego entonces tanto es corrupto el que acepta como el que designa o propone. Casos existen en vastedad, solo hay que darse una vueltecita a las diferentes oficinas y encontraremos que muchos de los titulares, son jefes porque tienen un vinculo familiar, sentimental, de compradrazgo, de socios, etcétera, con un funcionario de primer nivel o representante popular.
Es una práctica común que a nombre del titular del Poder Ejecutivo –sea federal o estatal- se realicen acciones para obtener un beneficio y puede ser a través de soborno, malversación, colusión, extorsión, clientelismo, conflicto de intereses, nepotismo, evasión, omisión, tráfico de influencias, fraude o pagar para agilizar trámites o servicios como se incurre tambien en corrupción. Todos los anteriores son actos ilegales, son en esencia, actos de corrupción en todo lugar, espacio y tiempo. ¡Es cuanto!

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: