Cultura

CIAO AL MÚSICO ABSOLUTO E ITALIANO UNIVERSAL


Luis Rubén Maldonado Alvídrez

Todo oscureció. El bullicio de diez mil personas desapareció instantáneamente. La espera había terminado y la luz reveló al hombre caminando rumbo al escenario, las pantallas recorrían a los más de doscientos músicos y él se detuvo a saludar a su público que, para iniciar el concierto, le brindó un intenso aplauso, sólo por aparecer en el escenario, listo para dirigir a la Roma Sinfonietta, el talentoso compositor, el músico absoluto, el italiano universal, Ennio Morricone.

El Auditorio Nacional estaba a su máxima capacidad. Era un momento largamente añorado por muchos de nosotros, ver a este fabuloso artista en vivo, acompañado del Coro de la Ciudad de México.

Para muchos, en ese momento, Ennio Morricone dejó de ser un crédito de alguna película como «Los Intocables» o «Cinema Paradiso», por fin, tuvo rostro.

Tomó la batuta y comenzó…

La música fluyó, penetró a nuestra memoria y muchos esperábamos que cayera una pantalla que proyectara las escenas que la música iba construyendo. Pero ahora, en esta ocasión no hubo pantalla, cada quien proyectó en su mente las escenas de «Los Intocables» cuyo tema principal inició el concierto “Musica per el cinema”. Este inició nos deleitó y siguió el tema de «Érase una vez en América» dirigida por el gran amigo de Morricone, Sergio Leone y añadió el tema de «La leyenda de 1900». Así el inicio se volvió mejor, con ese fuerte sapore italiano que estas cintas tienen.

Y el sapore italiano dominó por completo gracias al exquisito violín de Francesca Vicari quien dio la pauta para interpretar el tema del filme «Vatel» y «Adiós Montes» de la cinta «Los Novios», para después ponerle un sapore sensual y retro al concierto con «H2S», «El clan de los sicilianos», «Supongamos que una noche cenando», «El que grita amor» y «Como Madalena».

El concierto fue dividido en segmentos y uno de ellos estuvo completamente dedicado al compañero de mil batallas de Morricone, Sergio Leone, quien instaló el western en nuestra memoria colectiva acompañado de un tema musical que los une de manera sólida en el imaginario colectivo del cinéfilo, el tema principal de «El bueno, el malo y el feo», cuyo silbido característico es un sello imborrable de los vaqueros del viejo oeste. No podía faltar el tema de «Érase una vez en el oeste» para honrar a su legendario amigo y compañero.

Entre aplausos que duraron cerca de siete minutos, Morricone concluía un concierto magnífico de casi tres horas por allá de mayo de 2008, el cual presencié como uno de los grandes privilegios de la vida y que hoy comparto con usted nuevamente, como homenaje, tras su muerte, hace unos días.

ULTIMALETRA
Morricone es el cine y el cine es Morricone, ¡ciao, maestro!
luisruben@plandevuelo.mx

4 Comentarios

Click here to post a comment

  • I simply want to tell you that I am just new to blogging and seriously enjoyed you’re page. More than likely I’m going to bookmark your blog post . You actually have very good writings. Cheers for sharing your web site.

  • There are some interesting deadlines in this article however I don’t know if I see all of them center to heart. There’s some validity but I will take maintain opinion until I look into it further. Good article , thanks and we wish more! Added to FeedBurner as nicely

  • adult toys near me ,where to buy adult toys near me,male sex toys,gay male sex toys,best gay male sex toys,female sex toys,best female sex toys,homemade female sex toys,female adult toys,female masturbation toys,diy female sex toys,female pleasure toys,female transformers toys,female masturbation with toys,

A %d blogueros les gusta esto: