Opinión

AMLO INICIÓ LA GUERRA CIVIL EN CHIHUAHUA

Luis Rubén Maldonado Alvídrez

En abril escribí en estas mismas páginas que: “el prejidente ha sido constante en sus mensajes. Está gobernando con ideología y no con la razón que esperamos de un jefe de Estado. Su única preocupación es mantener su popularidad, cueste lo que cueste y por supuesto glorificar la pobreza y satanizar la riqueza, pues sus expresiones públicas lo dejan más que claro, porque sabe que muchos de la chairiza harían lo que fuera por él”.

Y en aquel mes, vivimos el primer ensayo de guerra civil ocasionado por Morena y sus funcionarios de la 4T.

Esa guerra civil, tristemente, se ha convertido en una realidad y ya cobró una vida: la de Yessica Silva. Peor aún: la chairiza aplaude y defiende el hecho. Acusan de una conspiración contra su tlatoani, quien apunta como culpables a los agricultores chihuahuenses.

Hemos sido muchas las voces que lo hemos señalado hasta el cansancio, que ignorar la voz de los agricultores de Chihuahua destaría una confrontación innecesaria por proteger el agua de Chihuahua. Pero a todos los funcionarios de la 4T simplemente les vale, para ellos lo importante, es defender las versiones y promesas de su jefe AMLO en total abyección.

Desde abril está la advertencia. Desde ese entonces se pudo haber llegado a una solución vía el diálogo franco y honrar la palabra empeñada. Es decir, que la 4T no hubiera engañado a los agricultores.

Queda clarísimo, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es sordo, ciego y mudo ante el clamor del pueblo que trabaja honradamente en el campo mexicano. Se ha olvidado de ese pueblo que le brindó su confianza en las urnas y al cual afanosamente minimizan, a la menor señal de protesta y rebeldía.

Chihuahua no aguanta más engaños y mentiras del prejidente que no se cansa de traicionar a Chihuahua, a México y a toda la gente del campo.

Quien defiende el actuar de la 4T, lo hace en total abyección y sordera con las y los chihuahuenses. Quien se queda callado es cómplice de una barbarie, pues este conflicto está secando el modo de vida honesto de miles de chihuahuenses, quienes cuestionan a AMLO con toda la razón: ¿por qué a nosotros nos persigue y nos ataca mientras apapacha a la familia de famoso narcotraficante?

Escuchar a sus gobernados no es señal de debilidad. Escuchar a la gente es una obligación de cada gobernante, pues a la gente se deben. Un estadista lo entendería, porque un estadista siempre tiene la mira en el futuro, la atención en la gente y su preocupación en resolver los problemas de raíz.

AMLO ha logrado mimetizar a cada integrante de la 4T para defender sus caprichos, sin importar que en Chihuahua falte el agua y sobre la sangre.

ULTIMALETRA
El crimen que cobró la vida de Yessica Silva no debe quedar impune. #JusticiaParaYesica
luisruben@plandevuelo.mx

Comentar

Click here to post a comment

A %d blogueros les gusta esto: